Javier Hernanz posa con una foto de Mireia Belmonte
Javier Hernanz posa con una foto de Mireia Belmonte - twitter

Javier Hernanz: «Mireia es mucho más lista. Yo cateo más»

El piragüista olímpico estudia con su novia Mireia Belmonte. Es imagen de Loewe

Actualizado:

Javier Hernanz (31 años) tiene un palmarés de infarto: dos veces olímpico, dieciséis veces campeón de España y, como buen piragüista asturiano, también vencedor del Descenso del Sella. En mayo formó parte del equipo K4 que se hizo con el Oro en la Copa del Mundo de Milán, y ahora tiene la vista puesta en los Juegos Olímpicos de 2016 en Río de Janeiro. Además, le da tiempo a estudiar Derecho, hacer sus pinitos en el mundo de la moda... Y mantener una relación con la nadadora que ha hecho historia: Mireia Belmonte.

-Ha escrito: «Una temporada más, quizás la más importante de mi carrera».

-Me lo planteo así: como una oportunidad y como un gran reto. Con el objetivo puesto en el mundial de Milán que me abriría las puertas a «Río 2016» para conseguir una medalla.

-Y para ello entrena...

-Entre 6 y 7 horas al día.

-¿Y siempre en la «oficina al aire libre»?

-En sitios cubiertos, pocas veces. Ahora en Sevilla, luego en primavera será en Madrid, después en Portugal o Bañolas... Intentamos buscar el clima que más se asemeje a Milán.

-Con tanto entrenamiento, ¿cuándo se desmelena?

-Ahora no puedo, hasta que pasen los juegos... Aunque tampoco tengo mucha cultura de salir, ni de cogerme borracheras porque no bebo. En todo caso los sábados a cenar y me recojo pronto, porque luego lo pagas en el entrenamiento y no me merece la pena.

-¿Es verdad que no se afeita para las pruebas, por superstición?... ¿O es que se está volviendo un poco hipster?

-(risas) Lo uno llevó a lo otro. Primero, porque me la dejé alguna vez cuando era chavalín y tuve buenos resultados. A poco a poco, me la empecé a dejar para las competiciones. Con el tiempo, hacemos una broma interna en el equipo y es que, como en los países nórdicos son muy grandes y fuertes, así les intimidábamos, (risas) ¡Es que no sabes lo flojo que pareces al lado de ellos!

-Oiga, ¿no teme que tanta presión, y tanta competición termine pasándole factura?

-No. Disfruto demasiado con lo que hago, y tengo una edad en la que ya sé lo que da el mundo de la piragua....Aunque luego, no creas, que es como un Gran Hermano: todo gira en torno al equipo. Tus preocupaciones, tu malestar. Se magnifica un roce con un compañero porque no sales fuera...

-Estudia en la Universidad Católica de Murcia. El mismo centro que Mireia Belmonte, ¿quién catea más?

-¡Yo! Ella es más lista que yo. Mucho más.

-Por cierto que su «amiga» ha hecho historia...

-Ya lo has leído en Twitter: yo sigo las competiciones mordiéndome las uñas. Pero ya... Ya vale..

-Déjeme un poquito más: Estuvieron juntos en la recepción de don Felipe y Doña Letizia... ¿Qué tal fue?

-(risas)¡Y dale! Pues bien, bien... Yo no había ido nunca...

-Y se hizo un selfie con el «pequeño Nicolás».

-¡Que no hombre que no! (jajaja) Además, yo estaba de acompañante. Mejor no sigamos hablando de ello, porque estoy saliendo en todos los sitios «de acompañante»! (más risas). Venga, cambia de tema. Si no sacas nada de Mireia, mejor. Yo respeto mucho como lleva sus «tiempos» con los medios.

-Hablemos de publicidad: Que Loewe le eligiera como imagen para su colección de fragancias masculinas., ¿le ayudó a visibilizar el piragüismo?

-Para nosotros fue un puntazo porque se relacionó, en los medios, nuestro deporte con el alto standing.

-Y dicen que nació un it-boy.

-Eso me lo tomo con mucho humor... No te creas lo que dicen (risas)

-¿Se cuida mucho?

-La verdad es que sí. Presto bastante atención al pelo y esas cosas, ¡los que somos feos nos tenemos que cuidar!

-¡Tendrá valor!...

-Además, me gusta la moda, y estoy al tanto, aunque no sea muy «gastizo» Sigo las tendencias, leo webs de moda.

-Le veo comprando revistas de moda, de decoración y de corazón.

-De moda y decoración, sí. De corazón, sólo me pongo al día cuando voy a la peluquería, ¡que es cada dos meses!

-Veinticinco años de los Simpsons... ¿Cuál es su personaje favorito?

-Puedo verlos muy poco, porque me pilla en horas de entrenamiento, pero entre los compañeros hacemos mil bromas que giran en torno a la serie. Y yo me identifico mucho con Hommer, con su «empanamiento».

-¿Es manitas?

-Fatal, fatal. Por ahí me pillas. Soy capaz de pegar un plafón con cinta aislante y que se me caiga en la cabeza a la media hora.

-¿Cómo se le dan las fabes?

-Tampoco, tampoco. Soy un desastre en la cocina.

-Y de música, ¿qué escucha?

-Era muy de Coldplay y música alternativa. Pero ahora disfruto con el dance, el house... Y nos divierte mucho en el equipo la salta y la bachata. Nos hemos apuntado a clases.

-Con sinceridad, ¿no está de agua, hasta el gorro?

-Disfruto mucho. Pero reconozco que cada invierno se me hace más duro... Y eso que es un medio en el que estoy muy a gusto. En un hipotético retiro, estaría cerca del mar, pero en un lugar nada frío.

-Si las mujeres que se dedican a deportes acuáticos son «sirenas», ¿ustedes que son?

-Yo en invierno una foca, ¡con lo gordo que estoy! (risas)

-¿Gordo, usted?... ¿No será enamorado? (no me mande a la porra, por favor)

-Venga, vale ya. Que sabéis que no nos gusta hablar de eso.... ¡Y no se te ocurra poner en el titular nada de ésto!