La actriz Eva Santolaria en la época en la que interpretaba a Valle
La actriz Eva Santolaria en la época en la que interpretaba a Valle - ramón prieto

¿Qué fue de Eva Santolaria, Valle en «Compañeros»?

Tras lograr la fama interpretando a una alumna de instituto, pasó por otra exitosa ficción: «Siete Vidas»

Actualizado:

En el diccionario, «Valle» es un término que presenta tres acepciones. Sin embargo, para muchos españoles que ahora rondan la treintena (y algunos años menos) ese nombre se asocia con el personaje de Eva Santolaria en la serie «Compañeros». Su rol era el de chica guapa que se enamora del macarra del instituto, Quimi, interpretado por Antonio Hortelano, y su relación fue una de las tramas que más espectadores tuvo pegados a la pantalla. Concretamente, a una media de más de cuatro millones entre 1998 y 2002.

Doce años después del último capítulo de la citada ficción, Santolaria, que luego interpretaría a Vero en la también famosa «Siete Vidas», disfruta de una vida muy distinta. «He sido madre por segunda vez hace tres meses y me estoy dedicando a criarlo», afirma. A sus 39 años, vive en Barcelona, su «campamento base» y se está tomando un paréntesis profesional: «No es algo que escojamos, me planteé tener una familia, me fui de Madrid, el embarazo...». Y eso que la Ley de Murphy también persigue a los actores, porque esta actriz narra esa coincidencia entre esperar a un bebé y que te empiecen a llamar para distintos papeles que, «de no ser para embarazadas, toca rechazar».

Santolaria recuerda la explosión de popularidad que ella y sus compañeros vivieron con la serie: «Fuimos el primer fenómeno fan, parecíamos estrellas de la música; se traspasó una línea hacia el histerismo que ya no era ser simplemente populares». Aquel «boom» les llevó incluso a la paranoia «de no saber por qué la gente se acercaba a ti». «Uno nunca piensa que los adolescentes vayan a forrar sus carpetas con tu foto», afirma en un tono por el que todavía parece sorprendida de aquello. Sin embargo, se detiene en matizar que la citada situación entonces no se traducía en que les lloviera el trabajo más allá de la serie: «Había que tener especial cuidado para no creerte que estaba todo hecho porque lo que realmente tocaba era demostrar que podías hacer más cosas».

Consciente de habitar un país que vive «una crisis galopante», la inestabilidad inherente a su profesión le hace reafirmarse en que se trata de algo «totalmente vocacional»: «Si hay actores jóvenes que piensan que esto va de ganar mucho dinero y ser muy popular, es que no saben cómo funciona». A ella, por lo pronto, le queda «un añito de parón» por su maternidad y luego parece que le pica volver a la televisión. Del cine, no se lo piensa: le gustaría trabajar con Almodóvar; y en teatro «con Ernesto Caballero». Pero como su receta es «la paciencia», se toma con optimismo ese regreso: «Siempre tuve claro que quería tener con quién compartir todo lo que me ha pasado y me pasará». Feliz madre de familia, Santolaria sonríe y espera entre bambalinas su propio «The show must go on» (El espectáculo debe continuar).