La duquesa de alba

La duquesa de Alba ingresa en la UCI tras un empeoramiento de su salud

Está aquejada de una gastroenteritis y una infección pulmonar

Actualizado:

A las nueve de la noche de este domingo ha ingresado la duquesa de Alba en la UCI del hospital Sagrado Corazón de Sevilla tras un empeoramiento de su salud. Aquejada de una gastroenteritis desde hacia algunos días el pasado jueves sufrió una crisis a causa de un vómito que le provocó una infección de pulmón pero que se pudo controlar a base del choque de antibiótico que le recetó el doctor Muniaim, uno de sus médicos de cabecera. En un primer momento Cayetana Alba reaccionó positivamente y de ahí que remitiera la fiebre y hasta pudiera empezar a alimentarse con zumos tranquilizando a sus seres queridos, especialmente a su esposo Alfonso Diez que no se ha separado de ella en ningún momento.

Pero a última hora de la tarde en el Palacio de Dueñas la alarma volvió a saltar tras comprobar cómo la salud de la duquesa volvía a empeorar de forma más preocupante. Esta vez el doctor fue quien decidió que necesitaba una asistencia clínica y de ahí que ordenara su ingreso inmediato e n la UCI del Hospital Sagrado Corazón de Sevilla por donde ya ha pasado en anteriores ocasiones por otras dolencias.

Según fuentes cercanas a la familia, la duquesa sufría ahogamiento y había riesgo de que tuviera alguna hemorragia interna por lo que necesitaban someterla a una serie de pruebas y análisis para conocer el diagnóstico exacto. Los primeros resultados descartaron la hemorragia, pero confirmaron la neumonía que ya se está tratando y de ahí que las próximas 24 horas sean muy importantes. Hay que señalar que en todo momento está consciente, aunque necesita oxígeno a causa de la dolencia. Incluso la duquesa habló por teléfono con su inseparable Carmen Tello.

A sus 88 años Cayetana Alba pasa por el momento más complicado de una salud que desde hace años viene dando muchos problemas. Operada de una válvula en la cabeza que le devolvió la alegría de vivir en estos dos años no hacía falta ser muy experto para comprobar cómo cada vez estaba mas debilitada y sin fuerzas. Especialmente desde que se fracturó el fémur cuando se encontraba de viaje en Roma y sufrió una caída en su habitación del hotel. Desde entonces nada ha sido igual. Nunca recuperó las fuerzas del todo y apenas salía de palacio salvo contadas ocasiones para reunirse con sus amigos sevillanos en esas reuniones que tanto le gustaban o visitar las fincas de sus hijos. Recientemente viajó a Madrid y hasta se la vio acudiendo a la casa de su ex nuera Genoveva Casanova para reunirse con sus nietos Luis y Amina que este año estudian en Inglaterra. Pero eran excepciones. La realidad es que desde hace muchos meses vive encerrada entre los muros de su palacio sevillano que hoy echará de menos cuando se vea de nuevo en el hospital. Eso si, siempre con Alfonso cerca.