Francisco Nicolás Gómez Iglesias
Francisco Nicolás Gómez Iglesias - efe

La Pechotes defiende al «pequeño Nicolás»: «Él está muy tranquilo»

La amiga del supuesto estafador se enteró de su apodo por la prensa, pero no le guarda rencor a su ex. «Es un viejo en el cuerpo de un chico de 20»

Actualizado:

Encerrado en el piso de unos familiares y pendiente de todo lo que se está publicando sobre él. Así está en estos momentos Francisco Nicolas Gómez Iglesias (20 años), más conocido como el «pequeño Nicolás» entre la prensa, pero simplemente Fran para sus amigos. Estos días se están convirtiendo en un calvario para el joven, que mantiene conversaciones por whatssapp con su círculo de íntimos.

Con los que le quedan. Porque desde que fuera detenido, el pequeño Nicolás ha visto cómo muchos han desaparecido de su vida. No quieren estar vinculados con él.

Quien sí sigue a su lado es una mujer morena de ojos claros que no le va a fallar. Aunque para la prensa sea el segundo objetivo después del «pequeño Nicolás». «La Pechotes» es el gran apoyo de Fran. ABC ha dado con esta joven relaciones públicas, que pide no ser identificada y que solo quiere justicia para su amigo quien es, según ella, «es una víctima».

Lo curioso de esta historia es que «la Pechotes» ha descubierto que la llaman así por la prensa. «Cuando hablan de ‘‘la pechotes’’ creo que se refieren a mí. La verdad es que no sabía que me llamaban así pero, sinceramente, Fran no va mucho con gente de la noche. Yo soy la única persona de la noche que conoce y justo tengo los pechos grandes», explica. Bendito uso de la lógica.

Leyendas urbanas

Ella, que conoce a Fran desde la infancia- «teníamos amigos comunes»-, cree en la versión del joven sin dudar. No en vano, asegura que el éxito de sus negocios radica en su inteligencia. «Fran tiene una mente privilegiada, diría que es superdotado», apuesta sin rodeos. Según ella, la mejor definición de su amigo es «una persona de 50 años encerrado en un cuerpo de niño». Es como Benjamin Button pero en supuesto estafador.

Además de superdotado, «la Pechotes» considera a su amigo alguien «humilde» que no iba «fardando» -presumiendo en el argot veinteañero que suponemos no utiliza el «pequeño Nico»- de dinero. «Como mucho me invitaba a cenar alguna vez, nada más». Además de humilde, un poco tacaño. También era austero cuando invitaba a sus amigos a casa. «No hacía fiestas, como mucho unas copas cuando había fútbol». Según «la Pechotes», invitaba «a quince amigos, y se sentaban en la planta baja de la casa, que es lo peor del piso y tomaban una copa y unas patatas».

Íntima amiga

Cuando habla de la casa se refiere al chalet de El Viso donde el «pequeño Nicolás» recibía a gente «para impresionarlos», según el dueño del inmueble que se lo cedía. Su amiga nunca le preguntó por qué vivía solo en una casa de lujo. «Me llamaba la atención», reconoce. Sin embargo, no le preguntó, porque la introversión es otro rasgo de la personalidad de Fran. «Yo soy su mejor amiga, se supone que la que más información tiene sobre él y nunca contaba nada», explica «la Pechotes».

No contaba nada pero sí publicaba fotos en su perfil de Facebook con políticos, empresarios o en la Proclamación de Felipe VI. De ese tema su amiga prefiere no hablar, no sea que meta la pata. «Yo no quiero hablar de cosas que no sé cómo van», asegura prudente.

Quizá «la Pechotes», además de relaciones públicas, podría ser portavoz de Fran, de momento, este es el parte de cómo se encontraba el pasado jueves. «Está super tranquilo, le están incriminando pero se va a demostrar que no es así. Lo único es que está hasta los coj... es de salir en la prensa, quiere que se deje de hablar de él».