Tres mujeres contra la talla 38: «Los michelines son más terreno donde gozar»

Vicky Martín-Berrocal, Cari Goyanes y Tania Llasera son bellezas neobarrocas. Hoy charlan con ABC sobre lo difícil que es gestionar las carnes

Actualizado:

Mujeres rotundas que sobrepasan con creces la talla 40 y que están orgullosas de sus curvas. Frente a las esqueléticas modelos que inundan las pasarelas con cuerpos andróginos y líneas rectas, se impone la mujer que no esconde caderas ni se avergüenza de sus michelines. El fenómeno de las Kardashian, el nuevo calendario Pirelli con modelos de talla grande o los ejemplos de españolas como Caritina Goyanes, Vicky Martin Berrocal o Tania Llasera demuestra que en cuestión de carne lo que importa es la actitud.

Vicky Martín-Berrocal llega en vaqueros y con una sudadera de Violeta by Mango a beneficio de Mensajeros de la Paz. Vicky es la imagen de esta firma, que tiene tallas generosas para clientas con curvas, que eso de las tallas grandes no gusta. Madre de una adolescente de 15 años, exmujer de Manuel Díez «El Cordobés» y diseñadora de moda de prestigio, especialmente sus vestidos de flamenca, a sus 41 años, Vicky defiende sus curvas por encima de cualquier recta.

-¿Por qué cuesta tanto asumir ser una mujer rotunda o de generosas curvas?

-V.M.B: Porque nuestros referentes no son reales. Lo que vemos es tremendo. Mujeres de 1,80 de altura con la piel perfecta, ni una estría, ni celulitis, sin fajas, con 40 kilos de peso y a las que los diseñadores les echan una tela por encima y dicen que le queda bien. Mira, yo después de ver a Sofía Loren, que nadie me vuelva a decir que la ropa solo queda bien en una talla 38. Ya no me lo creo.

-¿Habla por su propia experiencia?

-V.M.B: Yo he tenido la talla 40, 42 y 44, y cuando llegaba a los showrooms no había nada para mí. Siempre ha sido así. Lo acepté y hoy he sabido sacar la parte positiva. Ahora no cambio tanto porque con la edad te controlas un poco más por el tema salud, pero no me corto un pelo a la hora de comer lo que me apetece o salir y disfrutar con mis copas. No se es mejor o peor en belleza o sexualmente hablando por el hecho de la talla que uses. Es la actitud lo que importa, seguridad en ti misma para enfrentarte a todo el mundo y comerte a la que tienes al lado de la talla 38. Es falso que ella tenga todas las herramientas para triunfar. Las tienes tú si te quieres y te aceptas.

-En 2015 celebra su décimo aniversario en la moda. ¿A quien hay que agradecérselo?

-V.M.B: A la mujer en general. Las que vienen a Violeta [la división de tallas grandes de Mango de la que es imagen] y dan las gracias por encontrar talla, a las que te agradecen que las ayudes a sentirse bien.

-Usted ha conseguido ser muy buena amiga de su exmarido. ¿Cuál es la fórmula?

-V.M.B: Mi hija ve lo bien que nos llevamos y eso ha sido así desde el principio. Hay hasta asociaciones que me llaman por si quiero participar en cursos para explicar cómo llevarse bien con el ex. Yo no quiero ser ejemplo de nadie. Lo normal es lo nuestro. La gente olvida que un día hubo un sentimiento mutuo y eso es lo que hay que recordar.

-Que se sepa no tiene pareja.

-V.M.B: Bueno, ahora estoy dejándome querer.

Pero Martín Berrocal no esta sola. Ha sido dejar de fumar y ponerse dos tallas más. Desde entonces, a Tania Llasera (35) la defienden o atacan por su nuevo tipo mientras ella asegura encontrarse mejor que nunca: «Estoy sana y saludable. Tengo fondo. La piel está fenomenal y le diré que de cara me veo más guapa que nunca», dice. «Me gusta verme mi cuerpo, tengo carne, estoy muy agarrable», insiste.

-Con el aumento de peso la autoestima también ha ido a más.

-Tania Llasera (T.L.): Estoy tan feliz de dejar el tabaco que lo de subir dos tallas lo veo muy secundario. Por suerte tengo suficiente economía para poder comprarme ropa nueva. Mi actitud ante estos cambios es lo que ha hecho que mucha gente empatice conmigo aunque luego los iconos de nuestra sociedad son personas delgadas. Es mal ejemplo decir a los jóvenes que para triunfar en la vida hay que ser delgado.

-¿Estar más gorda afecta en las relaciones íntimas?

-T.L. Al revés. Al verme yo mejor e irradiar esa alegría mi marido está encantado. Llevamos muchos años con estereotipos de mujeres muy flacas y lo que habría que fomentar es una imagen de salud. Cada cuerpo es distinto y no todos podemos tener la talla 38.

-¿Encuentra ropa en las tiendas?

-T.L. No. Me frustra y me parece deleznable que haya tiendas donde no pueda comprarme nada. Es alarmante que eso le pase a una chica más joven e insegura.

-¿Qué le dice a los michelines?

-T.L. Si tienen que desaparecer ya se irán y si se quedan pues hay más terreno donde amar y gozar.

Caritina Goyanes (36) ha pasado por diferentes dietas pero ahora prefiere las sesiones de hipnosis para controlar la alimentación. «La única forma de adelgazar es comer menos», dice. Eso lo ha aprendido con el método del doctor Luis Navarro y de ahí que no haga muchos distingos en los alimentos. «Todo, absolutamente todo lo que entra por la boca engorda».

-¿Qué tal se lleva las curvas?

-Cari Goyanes (C.G.) Parto de que me gustaría estar más delgada pero reconozco que no me preocupa especialmente. Lo que ya no creo es en las dietas, sólo en dejar de comer y moverse. De ahí la hipnosis. Por las noches me pongo el audio y me quedo dormida en seguida. Es muy relajante.

-¿Qué tal va de autoestima?

-C.G: Muy bien, el peso no me afecta ni en mis relaciones de pareja. Lo importante es la actitud. No es como algunas amigas que en cuanto engordan cuatro kilos dejan de salir. A mi eso no me ha ha pasado en la vida.

-Con el agravante de que usted tiene una hermana que ha sido modelo y eso da pie a muchas comparaciones.

-C.G: Yo encantada por ella y por mi madre que también esta genial. Admiro la fuerza de voluntad que tienen. Mi problema realmente es que he sido muy desordenada en las comidas. Si tuviera complejos estaría como un palo porque en la vida he demostrado que tengo fuerza de voluntad para mi trabajo, mis hijos...