Antonio Banderas y Melanie Griffith querían mantener en secreto su separación
El matrimonio llevaba mucho tiempo en crisis - reuters

Antonio Banderas y Melanie Griffith querían mantener en secreto su separación

La pareja pretendía hacerlo público cuando su hija, Stella del Carmen, cumpliera 18 años

abc.es
Actualizado:

La separación entre Antonio Banderas y Melanie Griffith ha sido una decisión meditada y tomada después de un tiempo en crisis. Al menos, eso aseguran amigos del exmatrimonio a «US weekly» tres días después de la filtración de los papeles de divorcio.

La protagonista de «Armas de Mujer» presentó los papeles de separación el pasado 30 de mayo y el viernes 6 de junio se filtraron a la prensa. Fue la web « TMZ» quien dio la exclusiva de la separación. Sin embargo, Antonio y Melanie querían que su hija cumpliera 18 años para hacer pública su separación con el fin de protegerla. No obstante, parece que la madurez con la que los chicos han afrontado la decisión de los actores les animó a firmar antes los papeles.

«Han permanecido juntos todo el tiempo posible por los niños, porque querían evitar a toda costa que sufrieran por culpa de sus padres. Por eso han esperado tanto tiempo para anunciar su divorcio –explicó una fuente del entorno a la revista–, aunque en realidad querían mantenerlo en secreto unos meses más, hasta que Stella cumpliera los 18 y decidiera independizarse. Pero por ahora todo está saliendo bien, los chicos respaldan su decisión y ellos saben que siempre podrán contar con ellos en estos momentos difíciles».

Aunque el protagonista de «El Zorro» y Griffith solo tienen una hija en común, Stella del Carmen, de 17 años, los dos hijos mayores de la intérprete están muy unidos al Banderas. Por eso, Dakota y Alexander, de 24 y 29 años respectivamente, han sido muy importantes a la hora de tomar la decisión.

Fortuna

En el documento a través del que Melanie solicita el divorcio, tras alegar «diferencias irreconciliables», la actriz reclama la custodia de su hija pequeña. Con este gesto, apuntan algunas fuentes, buscaría una pensión de Antonio. Sin embargo, en Estados Unidos es costumbre que a los 18 años los hijos abandonen el hogar para iniciar su carrera universitaria, por lo que Griffith solo tendría a su hija durante unos meses.

En cuanto al reparto de la fortuna, según adelantó el pasado sábado ABC en el suplemento Gentestilo, la pareja tendría que repartirse un patrimonio de 47 millones de euros.