Aprenda chino en un mes
Pedro Ceinos en la ciudad de Kunming, capital de la provincia de Yunnan - pablo m. diez

Aprenda chino en un mes

El sinólogo español Pedro Ceinos propone un revolucionario método para simplificar el aprendizaje de los caracteres en mandarín y los «kanjis» nipones

Actualizado:

Aunque el chino y el japonés son idiomas endiabladamente difíciles que exigen años de estudio, existe un método que permite aprender sus palabras más básicas en solo un mes. Lo ha creado el sinólogo español Pedro Ceinos, que lleva ya dos décadas viviendo en China y ha escrito más de una decena de libros sobre este país, como «Shangrilá. Viaje por las fronteras chino-tibetanas» y «Reinas, diosas y chamanes».

Con todos sus títulos publicados por Miraguano Ediciones, su obra más conocida es el «Manual de la Escritura de los Caracteres Chinos», que salió al mercado en 1998, va ya por su duodécima edición y se ha convertido en un clásico de la enseñanza del mandarín. Tanto que la editorial ya está preparando una versión mejorada en inglés.

«Intenté combinar los aspectos etimológicos con los lógicos y planteé una nueva genealogía de los caracteres, presentando una relación totalmente diferente entre ellos», explica Pedro Ceinos a ABC por teléfono desde su casa de Kunming, la capital de la bella provincia sureña de Yunnan donde reside desde hace ya una década y trabaja como guía turístico. En las 380 páginas de su manual, dividido en tres partes con 27 lecciones cada una, el sinólogo desentrañó algunas de las complejidades del mandarín, un idioma que no se basa en un puñado de letras, sino en miles de caracteres con distintos significados y pronunciaciones. «Para hacer el estudio más sencillo, lo que hice fue unir los que tienen un sonido y un componente fonético semejante con un significado relacionado», desgrana Ceinos, que ha vuelto a aplicar ese mismo método al japonés.

Un capítulo al día

En sus 476 páginas, el libro «Kanjis japoneses» propone un aprendizaje fácil basado en su etimología y evolución. «Ahora incido más en los que tienen formas similares y se van construyendo a medida que se les añaden componentes, para que el lector vea la relación entre los caracteres y el significado de forma intuitiva», razona el sinólogo español.

Como Ceinos no habla japonés, contó con la supervisión de la profesora Shiho Miyagi, traductora que enseña español en la Universidad de Kyushu. Gracias a ella, adaptó su vasto conocimiento del mandarín al japonés porque «los caracteres son los mismos, ya que los “kanjis” nipones vienen del chino, pero evolucionaron de forma distinta durante 1.300 años». Aunque la pronunciación también es diferente, recuerda que hay ciertas similitudes y que «sin presentar la etimología china, no entiendes de dónde vienen los caracteres nipones».

Con 3.800 «kanjis» en las 30 lecciones de su libro, que contienen entre 100 y 150 caracteres cada una, Ceinos propone aprender un capítulo al día para completar su conocimiento al cabo de un mes. «Dedicándose a ello y con buena capacidad, el ideal sería estudiar una lección por jornada», asegura tras señalar que «en Japón los niños estudian ahora 2.136 caracteres en el colegio: cien durante cada uno de los diez años de primaria y otros mil en secundaria».

Animado a escribir este manual por Vicente Haya, traductor de «haikus» japoneses, Pedro Ceinos destaca que «nunca se había hecho un esfuerzo por presentar los caracteres de esta forma tan simplificada para que los estudiantes puedan comprenderlos». Con una dedicación similar, ahora es posible gracias a este sinólogo español aprender nociones básicas de chino y japonés en solo un mes.