Ha nacido una estrella (española) en China
García Lou con su guitarra en un pueblo de la provincia sureña de Yunnan - qi xing xia
el pulso del planeta

Ha nacido una estrella (española) en China

Con 27 años, el médico madrileño David García Lou triunfa en el teatro chino tras hacerse famoso como cantautor callejero en mandarín

pablo m. díez
Actualizado:

El joven madrileño David García Lou no se podía imaginar que su vida iba a cambiar tanto cuando, en verano de 2010, vino a China para pasar un año tras terminar la carrera de Medicina en la Universidad de Navarra. Aunque en principio no tenía intención de trabajar, sino de aprender mandarín e impregnarse de la cultura local, al cabo del primer mes ya había sido contratado en un hospital público de Shanghái para atender en inglés a pacientes extranjeros. A los seis meses, en los que aprendió la mezcla de medicina tradicional y occidental, dejó el hospital para sumergirse en el mandarín.

Además de estudiar, veía películas y escuchaba música en chino, cuyas canciones memorizaba tocándolas a la guitarra. Gracias a este método, en verano de 2011 se unió a una banda de músicos callejeros en un viaje a Dali, un idílico pueblo de la provincia sureña de Yunnan. «Los conocí por casualidad y me puse a tocar con ellos y a cantar en mandarín. La experiencia fue tan buena que decidí preparar un repertorio», explica a ABC David García Lou. A esas alturas, ya sabía que no iba a regresar a España para hacer el MIR y que lo suyo sería, como dice su lema, «estar siempre en la carretera», lo que sorprende a los chinos.

En diciembre de 2011 empezó una gira por ciudades del sur de China, donde tocaba en la calle versiones de grupos de rock en mandarín y temas tradicionales adaptados a la guitarra. «Escogía los sitios por intuición, no muy cerca de los puntos turísticos para que la Policía no me echase, aunque a veces algunos agentes hasta me dejaban tocar varios días en el mismo lugar porque les gustaban las canciones», desgrana García Lou, que no tiene ningún familiar chino pero cuyo segundo apellido suena a mandarín.

Tras meses «en la carretera», sus actuaciones generaron una avalancha de comentarios en Weibo, copia china del censurado Twitter. «No me imaginaba esta promoción porque los chinos son muy discretos cara a cara, pero muchos me contactaban por internet», se sorprende este trotamundos de 27 años. Apasionado de la literatura de Cervantes, Muñoz Molina y Vila-Matas, cita entre sus influencias musicales a cantautores como Pablo Guerrero, Paco Ibáñez e Ismael Serrano y a grupos de rock como Rosendo, Extremoduro y Fito & Fitipaldis.

En la Navidad de 2012 regresó a España, donde grabó un CD con canciones en mandarín, titulado «Los sueños de Don Quijote», gracias a la ayuda de su primo Alejandro Lou, que toca el bajo en el grupo Falsa Monea y le puso en contacto con el veterano productor Joaquín Torres. Desde entonces, ha estado promocionándolo en salas de toda China, donde ha sido editado por un sello de Pekín y se ha difundido en formato digital. Tras esta gira como cantautor, conoció casualmente a otro guitarrista español, Paco Pais, con el que ha protagonizado otros conciertos más rockeros.

Gracias a su popularidad, una editorial china le ha pedido una autobiografía novelada, ha aparecido en programas de televisión y ahora interpreta a uno de los protagonistas de la obra teatral «Perfume», del Centro Dramático de Shanghái. «Siempre he tenido estos intereses culturales, pero no sabía por dónde iban a aflorar», resume David García Lou, que va camino de convertirse en una estrella española en China.