Muere a los 85 años la madre de Jaime de Marichalar, Concepción Sáenz de Tejada
Concepción Sáenz de Tejada ha fallecido a los 85 años - abc

Muere a los 85 años la madre de Jaime de Marichalar, Concepción Sáenz de Tejada

La Infanta Elena y la Reina habían visitado el pasado martes a la condesa de Ripalda, que había sufrido un ictus

Actualizado:

María Concepción Sáenz de Tejada y Fernández de Bobadilla, condesa viuda de Ripalda y madre de Jaime de Marichalar, ha fallecido este jueves 13 de marzo a las 20.40 horas en el Hospital La Paz, de Madrid, donde había ingresado el pasado lunes tras sufrir un accidente cerebrovascular. La condesa viuda de Ripalda falleció a los 85 años y acompañada por sus hijos, que se turnaban estos días para no dejarla sola.

La Reina y la Infanta Doña Elena habían estado visitándola en el hospital el pasado martes, en cuanto tuvieron noticia de que la madre de Jaime de Marichalar había sufrido un ictus y estaba ingresada. Fue una visita muy discreta, en la que trataron de pasar inadvertidas en el centro sanitario, ya que la familia estaba viviendo unos momentos muy difíciles y deseaba mantenerse alejada de los medios de comunicación. Por expreso deseo de la familia, el hospital La Paz no ha facilitado estos días información alguna sobre la paciente ni difundió partes médicos sobre su evolución.

La Reina y la Infanta accedieron a la Unidad de Ciudados Intensivos, donde Concepción Sáenz de Tejada se encontraba ingresada, y mostraron todo su apoyo y cariño a sus hijos, especialmente a Jaime, el exmarido de la Infanta, con quien estuvieron hablando.

Doña Sofía y Doña Elena han mantenido siempre una relación cordial con la abuela de Felipe y Victoria -los hijos de los Duques de Lugo-, tanto antes como después de que la Infanta y Marichalar se divorciaran. Además de abuela, la condesa viuda de Ripalda era la madrina de bautismo del nieto mayor de los Reyes, cuyo padrino es Don Juan Carlos.

Momentos difíciles

Aunque las circunstancias son muy distintas, Jaime de Marichalar ha revivido estos días el ictus que sufrió en diciembre de 2001, enfermedad que en su día él mismo calificó como «un drama de difícil comprensión».

María de la Concepción Sáenz de Tejada y Fernández de Bobadilla nació en Logroño en 1929 y contrajo matrimonio en 1957 con Amalio de Marichalar y Bruguera, octavo conde de Ripalda -fallecido en 1979-, con quien tuvo seis hijos: Amalio (actual conde), Ana, Álvaro, Jaime, Luis e Ignacio.

De profundas creencias religiosas, la condesa viuda de Ripalda siempre llamó la atención por su sencillez y discreción y, a pesar de la popularidad que alcanzó al convertirse en la suegra de Doña Elena, nunca cambió su forma de vida, volcada en su familia.