María Fanjul, la española de 30 años que conquistó a los ricos del Foro de Davos
María Fanjul posa con el logo de su empresa detrás - entradas.com

María Fanjul, la española de 30 años que conquistó a los ricos del Foro de Davos

La CEO de Entradas.com habla con ABC sobre su experiencia en la cumbre económica

andrea lorenzo
Actualizado:

Durante los últimos cinco días, las precipitaciones no han caído en forma de nieve en la pequeña ciudad de Davos, Suiza, sino de tarjetas profesionales.

Junto a Bill Gates, Rania de Jordania, la presidenta Dilma Rouseff, Christine Lagarde y una larga lista, auténtica pesadilla de los encargados de protocolo, ha asistido una troupe de habituales españoles a este encuentro: Ana Patricia Botín, Joaquín Almunia, Juan Luis Cebrián, José Manuel Entrecanales, Luis del Pino, Javier Solana...

Con novio

Y entre la crème de la crème empresarial algunos jóvenes se abren paso: con tan sólo 30 años, María Fanjul, CEO de Entradas.com y lo que Davos ha bautizado como «Global Shapers» (moldeadores globales), se ha codeado en esta 44ª edición con ellos. Esta joven, votada por los españoles como la empresaria más deseada para tener una aventura según el portal de infidelidades «AshleyMadison.com», además de departir en los coloquios, asistió a las espectaculares fiestas que se organizan cada noche. Sencillamente, no se puede faltar a esta cita.

Este año, y bajo el título «La remodelación del mundo: consecuencias para la sociedad, la política y los negocios», han asistido 2.500 personajes, entre los que se encontraban 30 jefes de Estado y de Gobierno, 1.500 líderes empresariales y jóvenes emprendedores cuyos proyectos tienen un elevado impacto en la sociedad.

Una de estas emprendedoras es Fanjúl, que puede presumir de tener éxito en todos los campos. Lo de ser la empresaria española más deseada por delante de Noelia Fernández, vicepresidenta editorial de Yahoo para Europa, Oriente Medio y África, o Marta Ortega, hija del fundador de Inditex, se lo toma como una anécdota y prefiere centrarse en proyectos que «añaden valor a la sociedad». A su curriculum uno se puede remitir: después de estudiar Administración de Empresas en la Universidad de Comillas, con estancia de un año en la universidad de Cardiff, trabajó tres años en banca de inversión, suficiente para comprobar que lo suyo era emprender. Junto a su antiguo profesor, Bernardo Hernández, promotor de Idealista.com, sacó adelante la empresa StepOne para dar un empujón a emprendedores como ellos. Fue entonces cuando cogió las maletas y se mudó a San Francisco, un punto de inflexión en su vida: «Es un mundo verdaderamente heterogéneo. Allí, la mitad de los que deciden montar una empresa son extranjeros y lo único que importa es si tienes un buen producto, si eres competitivo. Me quitó muchos prejuicios que traía desde España», recuerda.

Aunque de impresión de ser lo que los americanos llaman «workaholic» (adicta al trabajo), Fanjul reivindica la necesidad de tener vida más allá de la oficina. «Como no podía ser de otra forma, a veces me escapo a un estreno», bromea en relación a su puesto de directiva en entradas.com.

«Me encanta el deporte. Nado y corro, tiempo que dedico a pensar, porque muchas veces las buenas ideas surgen fuera del trabajo». Así se mantiene en forma, atractivo que los casados del portal AshleyMadison no han pasado por alto. El único problema es que esta joven tiene novio y parece estar tan comprometida con sus sentimientos como lo está con su trabajo.

Los jóvenes

Ella es una de los cuarenta jóvenes españoles que pertenecen a la selecta comunidad de los «Global Shapers», emprendedores de menos de 30 años que destacan en sus profesiones.

Entre personajes como el presidente de Coca-Cola, Javier Solana, exclama: «Lo que yo he vivido me ha sorprendido gratamente. He asistido a coloquios a puerta cerrada con los CEOs de las empresas más importantes del mundo. Y discutíamos todos al mismo nivel sobre el paro juvenil o la importancia de lo que ellos llaman el Triángulo Dorado: el trabajo conjunto entre gobiernos, empresas y sociedad civil».

Para la única española invitada a Davos de entre estos 3.000 «Global Shapers» que hay en el mundo, resulta inaudito que estos líderes mundiales debatan durante tres horas sobre problemas de la sociedad como el paro juvenil. «Se están dando cuenta de que la visión de los jóvenes es importante. En muchos casos se sienten perdidos ante unas reglas del juego que han cambiado y que son desconocidas para ellos», explica.