Daniel Pontes: «Lina Morgan me ha dicho que mande a todos a la mierda»
Lina Morgan junto a su asistente (izq.) y su chófer - gtres
DECLARACIONES EXCLUSIVAS

Daniel Pontes: «Lina Morgan me ha dicho que mande a todos a la mierda»

El amigo y asistente de la actriz asegura que la artista «no quiere ver a su familia» y que «no la tengo secuestrada»

Actualizado:

Lina Morgan lleva seis meses ingresada por una neumonía en el hospital Beata Ana María de Madrid y aunque el pronóstico de los médicos es esperanzador, su hombre de confianza y nombrado tutor para estas situaciones, su ayudante Daniel Pontes, no es tan optimista. «Personalmente estoy mal porque yo no veo que avance, aunque los doctores aseguran que es un proceso lento, que puede durar meses, pero que tienen esperanzas», asegura Pontes a ABC.

Lo cierto es que el pasado día 30 de diciembre ocurrió algo que Daniel recuerda de la siguiente manera. «Lina abrió los ojos y pude comunicarme con ella. Le hablé de toda la gente interesándose por su salud, como la Reina, José Sacristán o Natalia Figueroa, y también de los compañeros de su profesión que se han molestado conmigo porque no les he dejado entrar a la UCI. También le hablé de todas las barbaridades que están contando en algunos sitios sobre nosotros, a mí hasta me han puesto como si fuera su amante. Lina es una gran actriz y como tal sabe mover muy bien los labios ya que no puede hablar debido a la traqueotomía que le practicaron pero yo entendí que a esto último me contestó con un ‘‘mándales a la mierda’’. Llevo muchos años a su lado y en nuestras conversaciones habíamos planificado cómo tenía que actuar en caso de que enfermara o falleciera. Por eso tengo la conciencia muy tranquila, ya que estoy cumpliendo con sus instrucciones y su manera de ser en la intimidad. No quiero dar nombres, pero hay muchos que van por ahí presumiendo de ser muy amigos y te puedo asegurar que Lina nunca los dejó entrar en su casa. Ojalá se recupere y a ver quién se atreve a decirle esas cosas a la cara», comenta Pontes.

Que no entre nadie

«En el hospital tienen el poder que Lina me otorgó para que fuera su tutor en caso de incapacidad», asegura. Él y el conductor Abelardo González, que ha trabajado para la actriz durante treinta y dos años, son los únicos que tienen permiso para verla. Por eso Pontes tuvo que decirle a un sobrino que apareció y quería visitarla en el hospital que no podía entrar. «Quedé para hablar con él y explicarle que Lina había dado orden de que nadie entrara. Además le recordé cómo tampoco le dejaron visitar a su otro tío, José Luis, cuando estuvo ingresado un mes en el hospital antes de morir. Entonces fue la otra hermana, Julia, la que dijo que ni hablar», explica.

«Estoy molesto porque no están siendo justos ni con Lina ni conmigo. Dicen que la tengo secuestrada. ¿Y por qué no me denuncian? Saben que no es verdad», insiste. Aunque los médicos han remitido la fiebre aún es pronto para saber qué puede pasar. «Por lo menos hemos evitado que recuerde que en Nochebuena se cumplió el primer aniversario de la muerte de su hermana Julia. Le afectó muchísimo. Creo que todo influye en la salud», se lamenta.