Las diez frases más polémicas del nuevo libro de Belén Esteban
Belén Esteban presenta su primer libro, titulado «Ambiciones y reflexiones» - ernesto AGUDO

Las diez frases más polémicas del nuevo libro de Belén Esteban

La «princesa del pueblo» dispara contra todo y todos en «Ambiciones y reflexiones», una memorias que darán de qué hablar

Actualizado:

Sexo, drogas y platós. Así podría resumirse «Ambiciones y reflexiones» (Espasa), el libro de memorias que ha presentado Belén Esteban este miércoles en Madrid. La ópera prima de la «princesa del pueblo» tiene veinticinco capítulos y 308 páginas en las que hace un repaso de toda su vida: su infancia, sus amores, sus adicciones, sus enemigos... nada se escapa de la pluma de la estrella y copresentadora de «Sálvame». ABC selecciona las diez frases más controvertidas y picantes de «la Esteban»:

1. Caso Nóos: «Urdangarin, otro que tal baila. Para mí, como para muchos españoles, todo el escándalo de Urdangarin y los supuestos cobros de dinero público para sus empresas me escandalizan. Creo que nada le ha hecho más daño a la Monarquía que esto. Pero también me pregunto por qué la Infanta Cristina no se separa del marido. Yo soy muy del Rey, pero el Urdangarin para mí es un cabronazo».

2. Drogas: «Hubo un tiempo en que solo pensaba si mañana tendría para ponerme. En este mundo hay mucha droga, te lo ofrecen en todos lados. Está fácilmente al alcance de todos. Y a mí mucha gente me pedía como si fuera un gesto de confianza, de intimidad. ¡Qué horror! Siempre me pareció indignante».

3. Hombres y sexo: «No sé cómo escribir esto, pero eso que dicen que los hombres españoles no saben hacer el amor a una mujer, pues no es verdad. ¡Por mis cojones que sí saben satisfacernos! Con Jesús (Janeiro) es verdad que era muy niña, todavía no sabía nada, pero es que en términos de placer, no hay comparación posible entre Jesús y Fran (Álvarez). ¡Fran sí sabe y disfruta haciendo el amor!»

4. Periodistas de prensa rosa: «Parte de culpa de la separación de Rosa Benito ha sido de ellos. Porque si Rosa no se quiere separar de su marido no tiene por qué hacerlo. No la obliguéis, que son treinta y cinco años juntos. Son unos hijos de... Es muy fuerte».

5. Compañeros de «Sálvame»: «Son como los niños, ¡insaciables!, y hay que ponerles límites, porque si por ellos fuera, tendría una cámara constantemente en mi casa, las veinticuatro horas. Y no me merece la pena. Creo que nunca haría un reality de mi vida, como Mario y Alaska. Son muy majos y me río con ellos, pero si me prestara a algo así no tendría vida».

6. La Princesa de Asturias: «Ella es de Moratalaz, al lado de mi barrio, y lo está haciendo fenomenal. Es una mujer que se ha educado muy bien para ser Reina y es lo que tiene que ser. Y no soporto cuando le dan caña. ¿Por qué no puede salir con sus amigas a tomar algo? ¡Que se debe al país!, dicen los que la critican. Chorradas y más que chorradas. Aquí algunos con tal de criticar son capaces de todo.

7. María Patiño: «Siempre se ha portado bien conmigo, sobre todo con el tema de la separación de Jesús, pero cuando trabajaba en otros programas era distinto. Ahora estamos las dos en el mismo y chocamos mucho. Creo que está mal informada por parte del entorno de Fran».

8. Los Janeiro: «Ambiciones era como ''Falcon Crest'', la finca esa de los ricos de la tele. En el fondo, era también un mundo de mujeres alrededor de un varón, como pasaba en la serie. Pero, eso sí, había bastantes diferencias, porque en este Falcon Crest de Cádiz en lugar de viñedos tenían toros bravos. Y tampoco estaba JR, pero había la misma mala leche. Y en vez de lujo y glamour, allí no había más que polvo en verano y barro en invierno».

9. Mujer de torero: «Yo no era el perfil de mujer de torero, la típica chica guapa y sufridora que se compra modelitos carísimos con el dinero que gana su marido jugándose el pellejo en las plazas. Porque está claro que tampoco se puede comparar a Enrique Ponce con Jesulín, ni a Paloma Cuevas, que es la que todo el mundo conoce, con Belén Esteban. Ni unos ni otros teníamos nada que ver».

10. Ana Rosa Quintana: «No esperaba que me defendiera, pero lo que no pensaba era que fuera la propia Ana Rosa la primera que planteara que yo necesitaba ingresarme. Creo que tengo una conversación pendiente con ella para decirle que lo que un principio me chocó y me molestó luego terminó por hacerme bien, porque, al final, me abrió los ojos».