González-Sinde ya no oculta su romance con López de Lamadrid: «Ya es oficial», dijo a ABC
González-Sinde ya no oculta su romance con López de Lamadrid: «Ya es oficial», dijo a ABC - de san bernardo
exclusiva

Ángeles González-Sinde: «Sí, tengo novio, con luz y taquígrafos»

La exministra confirma a ABC su romance con el aristócrata y editor Claudio López de Lamadrid. Si se casan será marquesa

Actualizado:

La escritora Clara Sánchez arrebató a Ángeles González-Sinde los 601.000 euros del último premio Planeta, pero la exministra de Cultura se ha quedado con un botín mucho más valioso gracias a su primera novela. El nuevo «trofeo» de la cineasta, de 48 años, no es otro que el adinerado aristócrata Claudio López de Lamadrid, de 53, director de la división literaria del gigante Penguin Random House y uno de los hombres más poderosos de las letras nacionales.

Sinde y López de Lamadrid se conocieron mientras la guionista escribía «El primer hijo», su ópera prima para adultos. Ambos divorciados, llevan ya un año y medio juntos «sotto voce», pero ahora ella ha dado el paso de hacerlo público. «¿Rumor? No, mi noviazgo ya es oficial, oficialísimo. Tengo novio, con luz y taquígrafos», ha confirmado a ABC. Según el círculo íntimo de la pareja, se conocieron gracias a Carmen Balcells, la agente literaria que representa a García Márquez y Vargas Llosa. «Carmen le presentó a López de Lamadrid y él le echó una mano con su libro. Entre borrador y borrador, se enamoraron», dice un amigo de ambos.

El flamante amor de Sinde es el hijo mayor del tercer marqués de Lamadrid, por lo que está emparentado con los marqueses de Comillas y con media aristocracia catalana (los Güell, los Sert). Además de heredar el marquesado, recibirá «La Portilla», el magnífico palacete familiar en Comillas valorado en varios millones de euros, y una casa en Perelada. Pero el novio de la ministra no solo presume de títulos y propiedades, sino también de un lustroso currículum. «Es sobrino de Toni López, el mítico dueño de Tusquets. Toni fue su padrino profesional. De la mano de él, Claudio hizo sus pinitos profesionales en los años 80», explica una ex empleada de la editorial catalana. Tras formarse en Tusquets, dirigió Galaxia Gütenberg durante seis años y luego dio el salto a Random House, la editorial de habla inglesa más grande del mundo.

El «affaire» de la ministra y el editor ha sido la comidilla de la reciente gala de los premios Planeta. «La primera novela de Sinde, ‘‘mejorada’’ por su novio, un editor de Random House, llega a finalista del Planeta, una editorial de la competencia. Y encima gana un premio de 150.000 euros. ¡Es un escándalo!», señala un conocido periodista literario. «La ironía de esta historia es que él ha sido bastante crítico con la Ley Sinde de protección de los derechos de autor en internet e incluso ha dicho que le gusta la idea de que los libros y las películas sean gratis», añade este experto.

Pero la exministra es de amianto frente al calor del escándalo. «Me enamoré de un gran editor que ni me ha editado ni me ha publicado», aclara a ABC. Tras la gala del Planeta, dijo que tenía la conciencia «muy tranquila» y que no había traspasado ninguna línea roja, «ni ética ni estética». «Esta novela es quizá el trabajo más importante de mi carrera. Supone la búsqueda de un nuevo principio», confesó la niña mimada de la era Zapatero. Tras una relación fallida con el actor Ramiro Alonso, padre de su hija Estrella, y con el ayudante de dirección Javier Gil Álamo, padre de su segunda hija, Valentina, la guionista escribe un nuevo comienzo de la mano del aristócrata.

Largo historial amoroso

«Claudio es un ligón, un bon vivant. Les vende la moto a todas las mujeres», confiesa un familiar de la nueva pareja de Sinde, quien subraya que el editor es un «rompecorazones nato». «Están juntos, pero él vive en Barcelona y ella, en Madrid. Él viaja mucho a Iberoamérica por su trabajo y tiene a sus dos hijos en Barcelona. Se podría decir que es una relación de fin de semana y ese es precisamente el encanto del noviazgo. Si se mudara a Madrid con ella, estoy casi seguro de que romperían a los pocos meses», añade este familiar. Dicen que la cineasta se siente muy tranquila en la Ciudad Condal, donde goza de mayor libertad. «Barcelona no es como Madrid, nadie se mete con los famosos. Sinde está encantada con sus escapadas para ver a Claudio, aquí es una anónima», dicen.

El «famoso» en la alta sociedad catalana es él. Y es que la gente del mundillo editorial conoce a la perfección todas las desventuras sentimentales de López de Lamadrid. En Tusquets se enamoró de Miriam Tey, su primera mujer y madre de su hijo Jacobo, que ya tiene 25 años. Tras dejar la editorial, Tey, que es cuñada del jefe de Gabinete de Rajoy, Jorge Moragas, comenzó una relación con otro editor, Miquel Alzueta, y años después llegó a ser directora del Instituto de la Mujer. Sin embargo, su nombre estará siempre asociado a la publicación de «Todas putas», un polémico libro que en 2003 fue acusado de «apología de la violación».

La pareja de Sinde rehizo su vida con Elsa Serra, propietaria de Salero, uno de los restaurantes de referencia de Barcelona. Con ella tuvo a su segunda hija, Jimena, de 17 años. Pero esta relación tampoco prosperó y desde entonces López de Lamadrid ha tenido algunos noviazgos sin importancia. Dicen que el editor aprovecha las vacaciones familiares en Comillas para presentar a sus novias. La última fue Irene Vidal, dueña de La Camarga, el restaurante barcelonés donde fueron espiadas Alicia Sánchez-Camacho y la exnovia del hijo de Jordi Pujol. Aquella relación terminó hace dos años.

El futuro marqués de Lamadrid aún no ha llevado a González-Sinde a Comillas. Tampoco se ve a la exministra en la Zona Alta de Barcelona, donde el editor tiene su casa, no muy lejos del palacete de los Duques de Palma. «A él lo veo siempre paseando a su perro, Thor, pero todavía no lo he visto con Ángeles», dice una vecina. Todavía.