«Colate y yo seguimos siendo buenos amigos, pero no hay nada más»
Imagen de estudio de Alegría Beracasa. Primera entrevista de la joven tras la ruptura con Nicolás Vallejo-Nágera - anibal mestre
Alegría Beracasa / Ex de Nicolás Vallejo-Nágera

«Colate y yo seguimos siendo buenos amigos, pero no hay nada más»

La heredera venezolana habla en exclusiva con ABC sobre su relación con el famoso empresario

martín bianchi
Actualizado:

«Una Olivia Palermo a la venezolana», «la sustituta de Paulina Rubio» o «una aspirante a Miss Venezuela» son algunas de las etiquetas que la prensa española le ha puesto a Alegría Beracasa. Sin embargo, la ex de Nicolás Vallejo-Nágera no es ninguna de ellas. A sus 23 años, esta rubia venezolana confiesa que jamás imaginó que su fugaz relación con Colate la convertiría en una de las protagonistas de la crónica rosa de este verano. El efecto mediático tampoco la pilló por sorpresa. «Son pocas cosas las que me impresionan. Pasan cosas más interesantes que llaman más mi atención», reconoce en su primera entrevista tras la ruptura con el empresario. «Por suerte, no he sufrido la presión de los medios. Nadie se ha portado mal conmigo».

Pese a que no se ha sentido atacada por los periodistas, Alegría, que es miembro de una de las familias más encumbradas de Caracas, ha decidido hablar con ABC para aclarar todo lo que se ha escrito sobre ella. «Jamás he aspirado a ser Miss Venezuela, como se dijo en España. Como toda venezolana famosa, siempre existe la vinculación a ese concurso. Pero no sufro de esos delirios, nunca se me pasó por la cabeza», explica entre risas. «No me molesta que hablen de mí; si la gente es feliz, pues adelante. No me da ni frío ni calor».

Mucho se ha dicho sobre su carrera de modelo, pero poco de lo escrito es verdad. «Es un ciclo cerrado y ahora lo veo como un pasatiempo. Estoy cien por cien enfocada en graduarme en Comercio de Moda», dice. Acaba de comenzar esta carrera en la Miami International University of Art and Design, en Florida, aunque conoce el mundillo fashion desde muy pequeña. Su padre, el magnate Alfredo Beracasa, estudió en el internado suizo Le Rosey junto a John Casablancas, fundador de la agencia de modelos Elite, y es íntimo de Reinaldo y Carolina Herrera. Su hermanastra, Fabiola, es directora creativa de una firma de ropa estadounidense, colabora con la revista « Elle» y es una auténtica it girl entre la jet-set neoyorquina.

La ex de Colate tampoco cierra puertas en la industria del «show business». «Me gustaría adentrarme más en el mundo del entretenimiento y probar otras facetas. Me gustan los retos, así que estoy dispuesta a cualquier oportunidad que se me presente. Me veo quizá en el cine o presentando un programa de televisión».

La ruptura de Beracasa y Vallejo-Nágera salió a la luz en junio de este año, cuando el ex de Paulina Rubio asistió en solitario a la boda de Luis Sartorius y Bárbara Pérez en el castillo de Belmonte. «Colate es un caballero. Seguimos siendo buenos amigos. Pero no hay nada más», dice, dejando entrever que en un futuro podremos verla nuevamente junto al español, pero «solo como amigos».

Retoño de la «jet-set»

Alegría nació en Caracas el 22 de mayo de 1990. Es la penúltima de cuatro hermanos y la niña mimada de una de las familias más ricas de Venezuela. Su abuela, que también se llamaba Alegría, era amiga de Eunice Kennedy, con quien lideró múltiples campañas solidarias en favor de los niños con discapacidades. «Echo muchísimo de menos mi país, es maravilloso», dice, recordando su infancia privilegiada que incluía escapadas al parque nacional El Ávila y al exclusivo archipiélago de Los Roques. Tras estudiar unos años en el colegio americano Jefferson de la capital venezolana, se cambió al colegio Hebraica Moral y Luces, donde «descubrió» sus raíces judías.

Actualmente reside en Miami, la ciudad donde también vive la ex de su ex. «Es un lugar maravilloso, que me ofrece una carrera. Desde pequeña, Miami ha formado parte de mi vida, así que es como estar en casa. La ciudad está creciendo mucho; me encanta pertenecer y ser parte de ese proceso».

La fama le ha llegado rápido, pero dice estar dispuesta a trabajar duro para ser mucho más que «la hija de...» o «la novia de...». «Mi padre me enseñó a ganarme las cosas y a que solo con trabajo y esfuerzo se llega a ser exitoso en esta vida. Mi estilo de vida me ha hecho estar cada día más agradecida por lo que tengo». Lo que perdió ya es historia.