Alba Flores, hija de Antonio Flores, posando para una entrevista con ABC
Alba Flores, hija de Antonio Flores, posando para una entrevista con ABC - isabel permuy

Alba Flores: «Lo hago muy bien para que no se hable de mi vida privada»

El miembro más desconocido de la saga de artistas concede su entrevista más sincera

Actualizado:

Alba Flores es una mujer encantadora, simpática y llena de vitalidad que podría estar en la cima de la popularidad desde hace más de diez años, fecha en la que decidió dedicarse a la actuación. Fama que pudo adquirir incluso desde mucho antes; desde que nació tenía en su poder todo para conseguirlo. Sin embargo, prefirió arrancar de cero y conseguirlo por ella misma, sin basarse en ser hija de Antonio Flores y, como consecuencia, nieta de Lola Flores y sobrina de Lolita y Rosario. Por lo tanto, lo que ha logrado a lo largo de los años se lo ha ganado por méritos propios.

Alba se encuentra en el mejor momento de su carrera y está haciendo teatro a las órdenes de Juan Carlos Corazza. La obra está basada basada en dos textos, uno de Federico García Lorca y otro de William Shakespeare. Esta artista también tiene pendientes de estreno dos trabajos en televisión, la serie «El tiempo entre costuras» y «Vicente Ferrer, el cielo en la tierra». Esta última se presentó el pasado jueves en el Festival de San Sebastián. «La verdad es que dos estrenos en televisión son mucho. Han sido dos experiencias muy intensas, pero a mí me gustaría vivir del teatro independiente, no haría otra cosa en toda mi vida. Sin embargo, en este país el único medio que te puede dar dinero es la televisión», confiesa.

-¿Ha influido en esta forma de pensar su madre -Ana Villa-, que es productora de teatro?

-Mi madre me apoya y le gusta cómo voy haciendo mi camino, tiene mucha confianza en mi criterio. Algún día nos gustaría trabajar juntas. Siendo familia es difícil, pero encontraremos el modo de hacerlo.

-¿Ha visto a su tía Lolita en la obra «Más sofocos»?

-Vi la obra entre cajas, pero me gustó mucho. Como cantante tiene mucha sensibilidad, y como actriz, también. Tiene una intuición ancestral.

-¿Y qué opina de su tía Rosario?

-Son muy diferentes. Como cantante es como una fiesta sobre el escenario, es la celebración del arte. Como actriz, tiene mucho que ver con lo profundo, con lo misterioso. Es visceral y misteriosa. No sabría ponerle un nombre.

-Gran parte del éxito como cantante de Rosario se lo debe a su padre, Antonio...

-No estoy de acuerdo. Ella habría conseguido el mismo éxito con otras canciones, pero tanto mi padre como mi tía construyeron una fábrica de hacer arte. Estoy muy agradecida a mis dos tías por cantar canciones de mi padre y de mi abuela. Me gusta que las nuevas generaciones puedan conocer a esos artistas tan grandes que hubo en mi familia.

-¿Y cuándo va a cantar usted canciones de Antonio Flores?

-Probablemente nunca.

-Tengo entendido que una casa de discos le llegó a ofrecer un cheque en blanco para que grabara, ¿es cierto?

-No, en la vida. Cheques en blanco no me han ofrecido ninguno. Es falso. Es verdad que he tenido varias ofertas para dedicarme a la canción, pero las he rechazado todas. Pero tan heavy como un cheque en blanco... jamás. Y jamás lo firmaría.

-¿Qué música escucha?

-De todo, la verdad. La uso mucho para prepararme cuando voy a actuar. Escucho mucha música clásica, y me ha gustado mucho lo que ha hecho Mark Richter con «Las cuatro estaciones» de Vivaldi.

-¿Qué opina del flamenco y la canción española?

-Me gustan, pero no soy muy devota.

-¿Le confesó eso alguna vez a su padre?

-Cuando mi padre vivía yo tenía ocho años, estaba más en Espinete.

-Si siguiera vivo, ¿hubiera seguido sus pasos?

-No lo sé. Es muy difícil vaticinar las cosas que no ocurren.

-¿Qué le diría su padre si la viera en estos momentos?

-Ánimo... Espero que estuviera orgulloso de mí.

-¿Qué valoraba de él?

-La creatividad, la imaginación, el juego... Jugábamos a inventar cosas, porque a mí de pequeña me gustaba mucho la ciencia y él me estimulaba mucho esa parte. Me enseñaba lo maravilloso que es el mundo, la naturaleza...

-¿Suele cantar canciones de Antonio Flores?

-Empecé a cantar blues con él y las que más me gustan son las de su primera época, de su primer disco, cuando era jovencito. Me gustan mucho. Uno de sus dones es que era muy honesto en sus letras. Era un poeta. Para mí, más que como músico, como letrista me parece una joya. Hacer una buena letra es muy difícil.

-¿Le ha impresionado algún trabajo suyo como actor?

-Impresionado no, pero me hace mucha gracia el material audiovisual que hay de él. «Colegas» es una película suya muy representativa. La miro con cariño porque está muy jovencito.

-Nunca se habla de su vida privada, ¿por qué?

-Porque lo hago muy bien para que no se hable de eso, claro.

-¿Tiene pareja en estos momentos?

-No se lo voy a contar. Por una de las cosas por las que no me gustaría ser una estrella es por esto. No se trata de mantener en secreto mi vida privada, consiste en no airearla. Me gusta mantener privada mi vida privada. Por supuesto, no estoy casada y lo estoy ocultando. Si en algún momento comparto mi vida con alguien importante, se sabrá.