Connor Cruise, hijo de Tom Cruise, y su novia, Alanna Masterson, paseando por las calles de Los Ángeles
Connor Cruise, hijo de Tom Cruise, y su novia, Alanna Masterson, paseando por las calles de Los Ángeles - cordon

El romance prohibido de Connor Cruise hace tambalear la iglesia de la cienciología

«El hijo de Tom Cruise es la peor persona en el mundo para salir con mi hija», dice el excienciólogo Joe Reaiche

Actualizado:

«Yo hice un cásting para convertirme en la mujer de Tom Cruise». Esta confesión de una exciencióloga noruega a la revista australiana «Women’s Day» está alterando el ya revuelto patio de la cienciología. Anette Iren Johansen, la mujer en cuestión, narra más o menos la misma historia que en su día contó la actriz británica de origen iraní Nazanin Boniadi a «Vanity Fair». Ambas sitúan el proceso de selección en los años 2004 y 2005, y señalan que el hecho de que todas las preguntas fueran de índole muy personal levantó sus sospechas.

Al parecer, cuando Cruise rompió con Penélope Cruz quedó tan triste, que decidió dejar en manos de sus compañeros de culto sus asuntos amorosos para que le buscaran esposa. Mucho ha llovido desde entonces. Tanto, que ahora el último escándalo relacionado con la cienciología y los Cruise tiene como protagonista a Connor, hijo del actor y de Nicole Kidman.

Un romance no aprobado

El segundo vástago de Tom Cruise, que ahora oficia de DJ, sale desde hace meses con Alanna Masterson, hija de Joe Reaiche, una vieja estrella del rugby australiano y exmiembro de la cienciología. Y esta relación no es aprobada por Reaiche: en 2005, tras abandonar el culto, ya había criticado públicamente a Cruise, llegando a decir que no quería que su hija Alanna se acercara a ninguno de los miembros de la cienciología. Ahora, y tras ver imágenes de Alanna y Connor juntos, ha manifestado su rechazo a la relación: «No quiero que Alanna salga con Connor y que tenga acceso a ese estilo de vida que él y su papá tienen».

Reaichie también añadió que «Connor es la peor persona en el mundo para salir con mi hija», dado que teme que alguien haga un «lavado de cerebro» a la joven para que forme parte de esta iglesia.

La actriz Leah Remini, segunda generación de cienciólogos y hasta hace unas semanas defensora a ultranza de la iglesia, es otra peidra de toque en el rifirrafe cienciológico. Hace unas semanas, tomó la decisión de abandonar el culto y denunciar en una comisaría la desaparición de Shelly Miscavige, esposa del líder de la Cienciología, David Miscavide. El director de cine Paul Haggis también había denunciado esta desaparición en una carta abierta en las páginas de la revista «Hollywood Reporter». Haggis, director de la película «Crash» (ganadora del Oscar en 2005) y guionista de «Million dollar baby», es otro excienciólogo con el que ha «desconectado» la iglesia.

Remini asegura que ha abandonado la ciencilogía después de ser castigada por cuestionar la conducta del líder y criticar a otros cienciólogos. A finales de julio, la protagonista de la serie «King of Queens» ya aventuraba sus intenciones a la revista «People». «Nosotros permanecemos unidos, mi familia y yo, y eso dice mucho de quiénes somos. Creo que la gente tiene derecho a cuestionar cosas. Creo en los valores de la familia y la amistad, para mí eso es sagrado. Nadie va a decirme cómo pensar y de lo que puedo o no puedo hablar».

Efectos especiales

Por su parte, Haggis dice que Leah Remini le brindó su apoyo cuando decidió dejar la iglesia hace ocho años. Según el director, la iglesia habría utilizado su oficina de efectos especiales para atacar a la actriz indirectamente escribiendo noticias negativas sobre su trabajo, su carrera y sus habilidades. Al parecer, y según el director de cine, esta forma de actuar no es nueva dentro de la cienciología.

Haggis explica que Leah tuvo el valor de criticar al infalible David Miscavige y preguntarle, en la boda de Tom Cruise y Katie Holmes, dónde estaba su mujer y gran amiga de Leah, Shelly Miscavige, que está desaparecida. Desde la iglesia de la cienciología, su portavoz ha explicado que «nosotros no tenemos nada que ver con ninguna pagina web que hable sobre ella. No hay más comentarios».

En todo este lío, «Hollywood Reporter» hace referencia a un abogado de Shelly Miscavige que afirmó, en 2012, que ella no está desaparecida. «Todo lo que se dice es falso». Pero lo cierto es que nadie ha visto a Shelly en años. Leah rehusó aceptar las excusas que le dieron y siguió haciendo preguntas, hasta ahora, que ha presentado una denuncia por su desaparición.

Leah también tuvo problemas con la iglesia por defender a Paul Haggis, declarado persona «suprimida» en la Cienciología. Haggis, en su carta, dice que «el hecho de que Leah haya peleado contra el sistema durante tanto tiempo es testamento de cuánto cree en la bondad».