Camilo Sesto
Camilo Sesto - dl

Camilo Sesto advierte a sus fans sobre «La gira del adiós», una gran estafa

Una página web vende entradas para conciertos del cantante que no se van a celebrar

Actualizado:

Existe una estafa, «descarada y pública», según el entorno del cantante, a los fans de Camilo Sesto en diferentes países de Iberoamérica, a través de la venta de entradas por internet de una falsa gira de despedida. A tenor de esas mismas fuentes, el cantante es totalmente ajeno a esta operación. La abogada de Camilo, Begoña Fernández-Izaguirre, ya está trabajando para desenmascarar el montaje, dado que el artista, por el momento y al parecer durante mucho tiempo, no piensa volver a los escenarios. Lo que está claro es que el cantante alicantino sigue levantando pasiones al otro lado del Atlántico.

La empresa que está promoviendo «La gira del adiós» a través de internet es Oscar Producciones. Fijan la fecha de su reaparición para el 16 de noviembre, en la plaza de toros de La Macarena de Medellín (Colombia). Todo parece ser un fraude porque ni Camilo Sesto ni personas allegadas a él lo han autorizado ni han intervenido. Él tampoco ha firmado ningún contrato y ni siquiera han tratado de ponerse en contacto con el artista para llegar a un posible acuerdo.

Camilo Sesto, que empezaba a recuperarse después de haber padecido momentos muy difíciles, ha recibido un nuevo varapalo del que trata de olvidarse tomándose unos días de vacaciones. Para solventarlo, el gabinete jurídico del cantante ha emitido un comunicado a todos los medios de Colombia con el objeto de desbaratar los planes de los presuntos estafadores. El mismo procedimiento se está llevando a cabo en Perú y Argentina. Los delitos que conllevan estas acciones son los de estafa y, posiblemente, de calumnias. El primer testimonio detectado de la presunta estafa es el anunciado en internet por Oscar Producciones, en Medellín.

Líos judiciales

Solo le faltaría al cantante que la empresa alegase, supuestamente, un «nuevo incumplimiento» de contrato por parte del propio Camilo y se viera de nuevo envuelto en un lío judicial. Sesto todavía tiene varias querellas presentadas, una de ellas contra los presuntos inductores del robo producido en su casa el pasado mes de enero. Precisamente Pedro Rodríguez y Miguel Ángel Ruz, los dos individuos en cuestión, habían llevado a juicio a Camilo por adeudarles ciertas cantidades de dinero. Por esta razón, el artista presentó una querella alegando que una firma que se presentó como suya era falsa. Todo ello en medio de la lesión que sufre desde hace meses: Camilo no podría subirse a un escenario aunque ese fuera su deseo, dado que todavía sigue sometiéndose a fisioterapia para recuperar totalmente la movilidad de su pie, lo que no podrá solucionar en un mínimo de nueve meses.

La noticia de la falsa gira de despedida, ha ilusionado a los seguidores del cantante en América, quienes ahora tendrán que asumir la triste realidad. Algo que siempre será mejor que adquirir una entrada para un recital que no se celebrará.

Cumplir con lo sentenciado

Por si esto fuera poco, su nombre ha saltado de nuevo en los medios de comunicación a raíz de la resolución judicial de la demanda presentada por Freddy Funes y que ganó. El productor argentino alega que no ha recibido el dinero que tenía que reembolsarle Camilo Sesto tras la sentencia, que asciende a 76.805,30 euros. Sin embargo, la abogada del cantante ha aportado a ABC una prueba documental que confirma que el dinero fue depositado en la cuenta del juzgado que lleva el caso con fecha del 31 de julio. La consignación fue realizada voluntariamente y sin ningún requerimiento judicial. Sin embargo, ni Camilo ni su abogada tienen constancia de esa anunciada demanda por impago.

Otro asunto que está todavía pendiente de posibles actuaciones judiciales por parte del cantante es el de la difusión de imágenes de su último juicio, en el que se encontraba mal como consecuencia de sus molestias en el pie. Sesto considera que este acto ha vulnerado algunos de sus derechos fundamentales y que emitirlas sin su permiso es una intromisión al honor, la intimidad y la propia imagen. En otras palabras, algunos medios propensos a la exageración, seguirán explotando el nombre de Camilo, con justificación o sin ella. Lo que importa es la audiencia.