Un ingeniero malagueño reclama 20 millones de euros a Al-Fayed
El ingeniero Francisco Javier Carretero López ha realizado una investigación sobre el «accidente» de Lady Di y Dodi Al-Fayed - FRANCIS SILVA

Un ingeniero malagueño reclama 20 millones de euros a Al-Fayed

Pide la recompensa que ofreció el millonario por demostrar que Lady Di no murió en un accidente

Actualizado:

Un ingeniero industrial de Estepona ha interpuesto una demanda en los Juzgados de Guardia de Málaga contra el multimillonario Mohamed Al-Fayed para reclamar los 20 millones de euros de recompensa que este ofreció en 1998 a quien demostrara que la muerte de su hijo Dodi y de Diana de Gales no fue un accidente. Francisco Javier Carretero López afirma que su objetivo no es lograr ningún tipo de retribución, sino probar que el 31 de agosto de 1997 «se ejecutó un atentado disfrazado de accidente» orquestado por una «compleja estructura de delincuentes», que «le ha tomado el pelo a la población mundial durante 15 años» mediante «una maquinaria de engaño repugnante».

De hecho, sentenció que, para él, «el dinero no tiene significado. Si (Al-Fayed) hubiera ofrecido un euro, hubiera igualmente entablado la demanda contra él», ya que considera que es la única vía para «vincularlo jurídicamente. Porque él tiene la capacidad y el poder para emprender una acción de nulidad en Francia y Reino Unido» de la investigación oficial que refrende la versión del accidente.

Carretero López, que no quiso «entrar en detalles» para no interferir en la causa abierta en el extranjero, señaló que existen «pruebas concluyentes de que ha sido un atentado y que se pueden argumentar científicamente». El ingeniero, que afirmó haber obtenido su titulación oficial este mismo año, comentó que lleva trabajando en el caso 15 años, durante los cuales ha ido elaborando un concienzudo estudio que supera ya los 2.000 folios. «El 3 de noviembre de 1997 los investigadores dijeron que el vehículo en el que iba Lady Di entró en el túnel a 155 kilómetros por hora, trazó más de 49 metros de frenada en el interior y se estrelló a 118 kilómetros por hora. El 18 de noviembre, tan sólo 15 días después, dijeron que entró a 90 y que no frenó. En ese cambio de versión está la definición del atentado», manifestó.

Amenazas anónimas

Respecto a su relación con el que fuera propietario de los famosos almacenes Harrods, señaló que le ha «remitido la documentación y no me ha contestado», de lo que deduce que para Al-Fayed, al que consideró en su día «una persona honesta», es más importante «el dinero que la muerte de su hijo». Pese a ello, le sigue tendiendo la mano a fin de «conseguir entre los dos la nulidad del proceso».

Por último, el ingeniero, residente en Estepona, manifestó haber recibido presiones para que abandonara su personación en la causa abierta en el Reino Unido. «Si tienes un fallo te vamos a demandar por datos falsos», le comentaron fuentes de índole desconocida, que también le revelaron que «a Dodi no se le mató por ser el novio de Diana, sino por ser el hijo de Mohamed Al-Fayed».