María Elías: «Juan Luis estaba en plenas facultades cuando nos casamos»
La viuda afirma que siente a Galiardo muy presente en su casa - isabel permuy
un año desde su muerte

María Elías: «Juan Luis estaba en plenas facultades cuando nos casamos»

La actriz cuenta los últimos momentos del galán y desvela los inicios de su relación

Actualizado:

Un año después de la muerte de Juan Luis Galiardo, María Elías aún disfruta del cariño que los amigos, los medios y el público le tenían al actor. Las muestras de simpatía son continuas y efusivas. Elías habla con especial cariño y relajadamente sobre el actor, su vida juntos y lo mal que lo pasó él los últimos meses, en los que nunca dejó de luchar, convencido de que volvería a vencer nuevamente al cáncer, que ya creía superado. Siguió trabajando hasta el último momento, aunque los médicos le recomendaron que no lo hiciera.

–¿Cómo se encuentra un año después de su muerte?

–Siento muchos altibajos, pero me siento acompañada por él. La enfermedad se lo ha llevado, pero gran parte de su energía se ha quedado aquí. Yo me siento acompañada. Me dice que aún me quedan cosas que hacer. Aquí, en casa, es como si estuviera con él, noto su presencia. Me siento acompañada. El me está ayudando y empujando. Me siento protegida. Intento seguir adelante, el día 21 de mayo le rindieron un homenaje en San Roque (Cádiz), en el que el alcalde quiso nombrarle Hijo Predilecto de la Ciudad. Fue un acto muy bonito en el teatro que lleva su nombre.

–¿Cómo fueron sus últimos años?

–Juan Luis se seguía considerando un actor promesa. El estaba ilusionadísimo con su personaje de maître de la serie «Gran Hotel». Para él, el trabajo siempre fue sagrado. Cuando el médico le dijo que había que operar de nuevo fue un golpe bajo. Pidió retrasarlo para cumplir con sus compromisos profesionales. Cuando estaba con las sesiones de quimioterapia dejó el «Gran Hotel». Él estaba convencido de que iba a superar este obstáculo, ya se había sometido a una operación el año anterior y lo había superado. Luchó hasta el último minuto, nunca tiró la toalla.

–¿Cómo se conocieron? ¿Cuánto tiempo estuvieron juntos?

–Doce años. Nos conocimos en «Las últimas lunas». Me contrataron en Barcelona para hacer ésta obra. Los dos nos conocíamos de referencia, pero nunca habíamos coincidido.

–¿No le asustó empezar una relación con él con su fama de galán?

–No, porque yo me enamoré de él de forma platónica: cuando le veía en una entrevista en televisión o cuando le escuchaba hablar por la radio, me estremecía. Me parecía una persona íntegra, que contaba las cosas con una voz que me cautivaba. Yo estaba enamorada de él por sus entrevistas. Cuando me dijeron que iba a trabajar con él, me dio un vuelco el corazón. Al principio de nuestro trabajo en común, él salía con sus amigas y yo con mis amigos. Era una especie de pique entre nosotros.

–¿Qué era lo mejor y lo peor de Juan Luis Galiardo?

–Lo mejor era su integridad, su transparencia. Para mí, el conocerle fue como despertar de un letargo. Nunca viví la vida tan intensamente como lo hice a su lado. Fue la ilusión de revivirlo todo, pero siendo consciente de lo que estaba viviendo. ¿Lo peor de Juan Luis? Quizás que era una persona extremista. Una cosa sin importancia él la multiplicaba por cien. El poder llegar a un equilibrio era difícil. Era todo bueno o todo malo. El daba demasiada importancia a cosas intrascendentes.

–¿Le hubiera gustado tener hijos con él?

–Nos conocimos en una etapa en la que él tenía sus hijos y yo tenía al mío. Ni me planteé la posibilidad de tener uno con él. Para mí lo impor