Mandela contra Mandela
La lucha entre los hijos de Mandela acaba manchando el nombre del líder africano - afp

Mandela contra Mandela

La agonía del líder sudafricano ha sacado a relucir la lucha fratricida en el seno del clan

jaime velázquez
Actualizado:

Sudáfrica observa atónita un espectáculo que nadie podría haber imaginado para los últimos días de uno de los personajes más relevantes de los últimos cien años, un símbolo universal de la reconciliación y la unidad. Mientras Nelson Mandela pasa los últimos días de su vida ingresado en un hospital, su familia insiste en airear sus trapos sucios, mostrando sus rencillas y envidias, y peleando sin tapujos por la fortuna y el dinero de su progenitor.

El bochornoso espectáculo ha llevado al premio Nobel de la Paz Desmond Tutu, amigo personal de Mandela, a pedir respeto para el primer presidente negro de Sudáfrica. «¿Podemos, por favor, no pensar sólo en nosotros mismos? Esto es como estar escupiendo en la cara de Madiba», dijo el arzobispo a la familia. El último capítulo de la saga fue protagonizado hace apenas unos días por su nieto Mandla Mandela, jefe tradicional de Mvezo, aldea natal del expresidente, que exhumó los cadáveres de tres de los hijos del exmandatario sin el consentimiento de la familia.

Sus familiares le llevaron a los tribunales y, para justificar su demanda, no dudaron en airear los detalles más íntimos sobre la situación clínica de Nelson Mandela, pese a haber llamado «buitres» a los periodistas por tratar de conocer su estado de salud. El hermanastro de Mandla, Ndaba Mandela, no tardó en asegurar que «era un hombre avaricioso y hambriento de poder; la encarnación del mal», y lamentó la decisión de que hubiera sido elegido como jefe tradicional y cabeza de familia.

Revelaciones íntimas

El «chief» de Mvezo respondió a su familia en una rueda de prensa con revelaciones como que su hermano Mbuso dejó embarazada a su mujer y que Ndaba es fruto de una relación de su padre con una mujer casada. «Lo único que hago es proteger a mi abuelo, y no participaré en las peleas por el dinero de Mandela», añadió Mandla.Desde que el expresidente de Sudáfrica fue ingresado de urgencia por primera vez en diciembre, su familia se ha embarcado en una lucha legal por el control de varias sociedades de gestión patrimonial, y ha contratado a Ismail Ayob, el mismo abogado al que Mandela despidió por haberle utilizado para su beneficio personal.

Solo la pelea por su legado ha unido a las dos grandes facciones de la familia Mandela; las hijas de su primer matrimonio con Evelyn Mase y las descendientes de su enlace con Winnie Mandela. Makaziwe, líder del clan «Evelyn», no ha ocultado su rencor hacia Mandela por haber abandonado a su madre por la lucha política y su segunda esposa, Winnie. Zindzi y Zenani, por su parte, tampoco olvidan que el líder antiapartheid, justo antes de convertirse en presidente, interrumpió su relación con su madre Winnie Mandela, que peleó por él cuando estaba en la cárcel.

Solo su tercera mujer, Graça Machel, parece apreciar sinceramente al mandatario de 94 años que agoniza en el hospital desde hace un mes. Ella, cuenta su nieto Ndaba Mandela, fue la única que logró reunir a la familia en los últimos días del expresidente para agradar a su esposo. Ella ha sido también la artífice de crear, quizá, el primer hogar para el hombre que pasó 27 años en prisión y diez años dirigiendo la transición desde el régimen brutal del apartheid a una democracia multirracial, igualitaria y no sexista.

Negocios

Los nietos y bisnietos de Mandela, por su parte, no han tardado en utilizar su nombre para la puesta en marcha de aventuras empresariales o negocios de toda índole. Sus nietas Zaziwe Dlamini-Manaway y Swati Dlamini protagonizaron el reality show «Ser una Mandela», donde las descendientes del luchador por los derechos humanos se paseaban sin complejos por las calles de Nueva York y bailaban en fiestas de traje de cocktail y champán francés. Junto a Zamaswazi, Zaziwe ha lanzado además una línea de ropa con el nombre «El largo camino hacia la libertad», en referencia a la autobiografía de su abuelo, con camisetas con la firma y el rostro de Nelson Mandela.

La fortuna de la familia está repartida en 24 fondos familiares, y sus miembros poseen hasta 110 empresas activas. Makaziwe, la más adinerada, con un patrimonio cercano al millón de euros, forma parte del consejo de 16 corporaciones, entre la que se encuentra el gigante suizo de la alimentación Nestlé. Los negocios del clan van desde agencias de comunicación y espectáculos, sellos discográficos, minería, negocios inmobiliarios, hasta una marca de vino, «Casa de Mandela», creada por su hija Makaziwe.

Sudáfrica contempla con horror las disputas de la familia, a la espera del próximo capítulo del culebrón. El desenlace de la serie, sin embargo, ya lo conocemos: al final, muere el bueno.