Emanuela Biondo: «No haremos ninguna investigación»
De izquierda a derecha, Andrea, Emanuela y Mario Biondo - facebook

Emanuela Biondo: «No haremos ninguna investigación»

Mientras la presentadora afrontaba su luto en las playas de Formentera, la familia del cámara arremete contra ella en las redes sociales

Actualizado:

Un mes. Ese es el tiempo que ha pasado desde que Mario Biondo fuera encontrado muerto en su vivienda. Su desaparición dejó desolada a su mujer, Raquel Sánchez Silva, y a su familia que viajó desde Palermo para acompañar a la viuda y velar al cámara. También dejó sorprendido a todo el entorno profesional de periodistas y cámaras, porque Raquel y Mario eran una pareja querida y que se querían.

Un mes después de la muerte de Mario y una vez superado el shock inicial, la familia se muestra indignada con el comportamiento de la presentadora, arremete contra ella en las redes sociales y, mientras Raquel vuelve al trabajo, Emanuela Biondo, hermana de Mario, asegura a ABC: «No vamos a hacer ninguna investigación privada ni iniciar ningún proceso». Eso es lo único que cuenta, porque dice que su abogado «no les deja hablar ni hacer entrevistas», sin embargo, han hecho de Facebook su tablón para criticar las actitudes de Raquel.

Dolor público

La presentadora quiso hablar ante la prensa al día siguiente de la muerte de su marido, lo hizo a través de Guillermo, su representante. «Mario no se ha suicidado», negó de manera tajante. Esa frase la repitió hasta en tres ocasiones, incluso por Twitter, donde se cambió su foto principal por una imagen negra, señal del dolor y el luto.

Una semana después de aquel 30 de mayo, Raquel viajaba junto con su madre hasta Palermo. Allí descansaría su marido. La presentadora arropó y lloró junto a la familia de Mario, los paparazzi que captaron las imágenes del entierro se fijaron en algo: Biondo había nacido en 1982, tenía 30 años, no los 36 que desde hacía once meses –tiempo que llevaban casados– se le atribuyeron y que ninguno de los dos negó.

La familia del cámara parecía no conocer esa información y el hermano menor de Mario, Andrea, lo aclaró en un tuit.

Recomponer

Desde Palermo Raquel se fue a Formentera, a «recomponer», como dijo en las redes sociales. Paseos por la playa con bañadores negros y miradas melancólicas. De pronto, una foto de ella ataviada con un traje de neopreno. Era 18 de junio y la presentadora hizo saber: «primeros momentos de paz bajo el mar». Faltaban cuatro días para su aniversario de boda, ese que nunca celebrarían y, mientras ella buceaba, Andrea y Emanuela Biondo se tatuaban el nombre de su hermano en los antebrazos.

Fue el día del aniversario, ese 22 de junio, cuando la familia de Mario exteriorizó sus sentimientos. «Ni siquiera una flor le ha mandado, en fin, demasiados compromisos, sol, mar, amigos... risas... qué pena da alguna gente... el colmo», escribía Emanuela en su perfil de Facebook. Horas antes, Raquel publicaba unas fotos en Twitter junto a quienes la acompañaron el día de su aniversario: «Mis amigos. Mi cielo. Mi sol. Mi playa», así inició varios tuits con fotos de las personas que le daban fuerzas.

Justicia y verdad

Parece que la ausencia de flores dolió a la familia de Mario, quienes reclamaban desvelar la verdad con una frase de la Biblia: «Hazme justicia, oh Dios, defiende mi causa contra gente sin amor; del hombre traidor y falso líbrame» (Salmo 43, 1), publicaba Emanuela para, al día siguiente, reclamar «Verdad y justicia». ¿Cuál es la verdad?¿qué es lo que la familia desconoce? Son muchos los interrogantes acerca de lo que pasó aquella noche no está aún claro.

Mario falleció de madrugada, la empleada del hogar le encontró a las cinco de la tarde, su mujer estaba en Plasencia. En todo el día no pudieron hablar.

«Pensábamos que era una princesa y es una... Hermano mío, cuánto nos ha castigado nuestra buena voluntad», dijo en otro momento. Tras esto, explicó que no era el dolor lo que la movía: «Entiendo que no vamos a tener la buena fortuna de pasar ni un minuto con él... Ahora sólo queremos saber por qué... ¿Qué ha sucedido?», se preguntaba otra vez.

Los Biondo tampoco creen la versión de «suicidio de libro» que las fuentes policiales afirmaron a ABC. Son varios los momentos en los que han reiterado que «Mario era feliz». Esa frase la repetía su madre en el tanatorio, la tuiteó su hermano y también ha insistido Emanuela. Pero hay algo que no terminan de entender ¿qué pasó?: «La verdad se sabrá tarde o temprano», tuiteaba Andrea el pasado jueves.

Tiempos mejores

Aunque la frustración de la familia Biondo con el comportamiento de Raquel parece algo obvio (Emanuela no la nombra pero sí ha dicho que «si se da por aludida es su problema»), no siempre era así.

Cuando el 22 de junio la pareja contrajo matrimonio lo hizo en Taormina, Sicilia, acompañados por las dos familias. Organizaron un fin de semana de celebraciones y en las imágenes se puede ver a Raquel integrada con los Biondo y bailando con quien fue su suegro. Además de en ese momento, en el Twitter de Andrea aparece una foto de la presentadora y Mario tomada el 5 de abril. «Guapísimos» es la palabra que acompaña a una imagen del matrimonio mirándose en blanco y negro.

Raquel era una más en la familia, fue ella quien consoló a la madre de Mario durante el entierro en Palermo. No dejaron de abrazarse y sostenerse, Andrea puso una foto de perfil con su cuñada y su hermano, y su tía Katia hizo lo propio. ¿Qué ha pasado, entonces, para que no les guste como recompone Raquel su vida? La presentadora prefiere callar mientras Emanuela recuerda: «para nosotros siempre será el maldito 30 de mayo».