Alejandro Sanz durante la presentación en Madrid de la gira «La Música no se toca»
Alejandro Sanz durante la presentación en Madrid de la gira «La Música no se toca» - efe
gente

Alejandro Sanz: «Hay días que me levanto y no me lo creo»

Tras el éxito en Latinoamérica, el cantante comenzará su gira «La Música no se toca» el próximo 29 de mayo en Barcelona

Actualizado:

Alejandro Sanz ya está en España. Tras haber conquistado al público en Latinoamérica arrasando en conciertos en los que logró reunir a más de 300.000 personas entorno a su música, Alejandro Sanz ultima los preparativos para su gira «La Música no se toca» en territorio nacional.

El madrileño asegura que lo mejor de la gira es verla: «No vale eso de que ya fui a la gira pasada». Apunta varias razones pero, sobre todo, el trabajo de su «pedazo de banda que suena muy "juntita" y tiene un sonido muy potente». Pero la mención especial se la llevó su bajista, una chica canaria que ha sorprendido y mucho al cantante: «es el descubrimiento de este año en la banda».

Con los pies en el suelo

A pesar de ser uno de los artistas artistas latinos más reconocidos a nivel internacional y de los más influyentes en las redes sociales —más de 9.000.000 de seguidores en Twitter y de más 3.000.000 en Facebook—, Alejandro Sanz no despega sus pies del suelo.

Mantiene fresco en su memoria el recuerdo de aquella primera gira en una furgoneta destartalada con la que recorrió «todas las carreteras españolas habidas y por haber». Quizás por ello confiesa que «hay días que me levanto y no me creo que me haya pasado lo que me ha pasado. Doy gracias todos los días».

Miedos y desconfianzas

Alejandro Sanz confiesa que una de las cuestiones que más miedo le dan de la gira son los camerinos: «Es un horror. Viene toda mi familia, los amigos...», bromea el cantante.

Sin embargo, es en su madre en quien piensa cuando recuerda «su fecha». La ciudad de Los Ángeles (Estados Unidos) ha decidido que el 30 de Abril sea el día de Alejandro Sanz: «Me hubiese gustado que estuviese allí para poder presumir con sus amigas de peluquería y esas cosas».

El cantante asegura que recibió la distinción con alegría pero no le da más importancia de la que tiene ser reconocido entre tantos buenos artistas como tiene esa ciudad. Espera, en cambio, que sus hijos sí puedan presumir de ello.

El madrileño confiesa que «no se fía de los festivales». Rechaza presentarse como candidato para representar España en Eurovisión, en cambio, se muestra más receptivo ante la posibilidad de ser «coach» en «La Voz»: «Es un programa que me gusta mucho porque apuesta por el talento y por desarrollar una carrera musical».

Íntimo

Esta gira trae de regreso a su ciudad natal a Alejandro Sanz. «Por fín tengo casa en Madrid», dice el cantante. Una casa que le permitirá disfrutar de su familia en la capital. «Se compone bastante bien en Jarandilla de la Vega y se come bastante mejor que en Miami», bromeaba Alejandro Sanz.

Asegura estar atravesando un muy buen momento también en lo personal: «Estoy muy contento. Tengo una vida maravillosa». Una felicidad que logra transmitir a su trabajo y afrontar con energía positiva cada reto diario.

Sobre las declaraciones del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro acerca del pago de impuestos de los artistas españoles en el extranjero, Alejandro Sanz interpreta que «ni fueran acertadas ni justas». Unas palabras que le sirvieron para subrayar que él siempre ha sido residente español. El cantante señala que Cristóbal Montoro «no tuvo un buen día» cuando hizo esas declaraciones y que «tiene un papel muy díficil».

Más allá de las canciones

En su agenda de conciertos existe uno muy especial. Será en Marbella, en el Festival Starlite, donde el cantante recibirá de manos de Antonio Banderas un premio honorífico el próximo 11 de agosto. Allí, en el gran festival benéfico Alejandro Sanz tratará de repetir experiencias con el actor. «Creo que cantaremos algo juntos». Algo que, como recuerda el cantante, ya hicieron antes con la poesía de Federico García Lorca.

Como Embajador del Ártico, Alejandro Sanz, partirá en julio rumbo a Groenlandia acompañado de Greenpeace. Forma parte de su compromiso con una campaña internacional para la protección de la última frontera natural del planeta.