Angelina Jolie se somete a una mastectomía
Angelina Jolie se somete a una mastectomía - afp

Angelina Jolie: «No nos deben asustar los desafíos de la vida sobre los que se puede asumir y tomar el control»

Con su artículo en The New York Times quiere animar a otras mujeres a valorar la importancia de la prevención

Actualizado:

«La vida tiene muchos desafíos. Los que no nos deben asustar son sobre los que se puede asumir y tomar el control». Es parte del testimonio de Angelina Jolie, que se ha sometido a una doble mastectomía preventiva de cáncer de mama y que ha hecho público en un artículo titulado «Mi elección médica», en The New York Times.

«Mi madre luchó contra el cáncer durante casi una década y murió a los 56 años. Ella vivió el tiempo suficiente para ver al primero de sus nietos y cogerlo en sus brazos. Pero mis otros hijos nunca tendrán la oportunidad de conocerla y la experiencia de saber lo cariñosa y amable que era», cuenta la actriz, de 37 años. Es una intervención que está ganando terreno en Estados Unidos, pese a que hay expertos que consideran esta decisión «radical», por la menupausia prematura y las secuelas psicológicas de perder un pecho o tener que someterse a reconstrucciones mamarias.

En el artículo, asegura que cuando habla de su madre con sus propios hijos y les trata de explicar la enfermedad que la «llevó lejos» de ellos, ante la pregunta si a ella le podría suceder lo mismo la actriz contesta: «Yo siempre les he dicho que no se preocuparan, pero la verdad es que llevo un gen defectuoso, el BRCA1, que aumenta drásticamente mi riesgo de desarrollar cáncer de mama y de ovario».

El coste de los análisis sobre ese gen o el BRCA es de más de 3.000 dólares en Estados Unidos, por lo que el dinero «continúa siendo un obstáculo para muchas mujeres», lamenta.

Sus médicos, añade la actriz, casada con el también actor Brad Pitt, estimaron que ella tenía un 87 por ciento de posibilidades de padecer cáncer de mama y un 50 por ciento de padecer cáncer de ovario, «aunque el riesgo es diferente en cada mujer».

Afortunada por tener a Brad Pitt

En el artículo revela que el proceso médico empezó el pasado 2 de febrero de 2013 con la técnica «nipple delay», una técnica de cirugía plástica «con la que los efectos de la mastectomía no dañan estéticamente el pezón. Esto causa un poco de dolor y un montón de moratones, aunque incrementa las opciones de salvar el pezón».

Dos semanas después se sometió a la cirugía mayor, una operación que puede durar ocho horas y en la que se extrae el tejido mamario. « Te despiertas con tubos de drenaje y expansores en tus senos. Te sientes como en una película de ciencia-ficción. Sin embargo, días después de la cirugía se puede volver a hacer una vida normal», añade.

Nueve semanas más tarde, la cirugía final se completa con la reconstrucción de los senos con un implante, y subraya que en los últimos años ha habido «muchos avances» en este procedimiento y que los resultados pueden ser «hermosos».

La también directora de cine asegura que es «tranquilizador» que, tras la operación, sus hijos no ven nada «incómodo». «Pueden ver pequeñas cicatrices, y eso es todo. Todo lo demás es mamá, lo mismo que siempre fue, y saben que los amo y haría cualquier cosa para estar con ellos todo el tiempo que pueda».

En lo personal, añade, «siento que elegí una buena opción que no disminuye en absoluto mi feminidad», y se reconoce «afortunada» por tener un compañero «tan amoroso y solidario», como Brad Pitt, con quien tiene seis hijos, tres biológicos y tres adoptados.

Jolie asegura que el pasado 27 de abril concluyeron los tres meses de procedimientos médicos que lleva aparejada la mastectomía, y añade que, durante ese tiempo, ha sido capaz de mantener este apartado de su vida «en privado» y continuar así con su trabajo.