«Jamás olvidé a Marta Sánchez, ha sido la mujer de mi vida»
Juan Tarodo y Marta Sánchez en la época de Olé, Olé - abc

«Jamás olvidé a Marta Sánchez, ha sido la mujer de mi vida»

Fallecido a causa de una leucemia, Juan Tarodo tenía planes de boda con otra joven llamada Marta.

Actualizado:

Se encontraba hospitalizado en Puerta de Hierro (Madrid), pero él mismo parecía convencido de que todo estaba bajo control; incluso, hace un par de días, confesó a Cristóbal, uno de sus mejores amigos, que se sentía bien. Juan Tarodo falleció el pasado jueves a consecuencia de una leucemia diagnosticada en las primeras fases de la enfermedad y de la que se estaba tratando, al parecer sin temor alguno a un desenlace fatal. Esperaba el alta médica para seguir con la producción de un disco que estaba grabando en Barcelona. «Juan se enteró de su enfermedad hace menos de un año –explica Cristóbal–, pero no parecía un cáncer demasiado agresivo. En todo momento decía que se sentía bien. Nadie podíamos imaginar el desenlace».

Juan Tarodo iba para médico, pero acabó convirtiéndose en el batería y alma de Olé Olé, cuyos tiempos de gloria se libraron bajo las voces de Vicky Larraz y Marta Sánchez. Aunque llevaba años alejado del foco mediático, jamás dejó de trabajar como productor y compositor. En 1993, tras la disolución del grupo que le hizo famoso, se desplazó a Miami, donde colaboró con José Luis Rodríguez «El Puma», Gloria Estefan y Juan Gabriel, tres de las grandes estrellas de la música latinoamericana. Pese a ello, por aquel entonces aún llevaba muy mal el final de Olé Olé, motivado por la dificultad de encontrar una figura a la altura de Marta Sánchez. Ella optó por probar suerte en solitario y triunfó.

«Jamás la olvidaré»

Marta fue su novia durante gran parte del tiempo que trabajaron juntos, aunque ambos pretendieran disfrazar su amor de una buena amistad. Querían que sólo se hablara de ellos por su trabajo, un imposible cuando la cantante se convirtió en un auténtico mito erótico. Aunque tratara de quitarle importancia, Juan nunca llevó bien las pasiones que ella levantaba entre el público masculino, y mucho menos cuando posaba ligera de ropa en algunas publicaciones. Pero jamás se lo recriminó. Tras la ruptura, confesó a sus íntimos que jamás la olvidaría: «Ha sido la mujer de mi vida», decía.

El tiempo, sin embargo, acabó por poner las cosas en su sitio y encontró nuevamente el amor. Nunca se casó pero sí que tuvo dos hijos (Juan, de 9 años, y Laura, de 7). Hace dos años volvió a enamorarse de otra Marta Ugena, con quien llevaba tiempo conviviendo. Se conocieron en Ibiza y hace unos meses ella se trasladó a Madrid. «Está totalmente destrozada, le va a costar mucho superarlo», aseguran sus amigos.

La despedida

El día anterior al fallecimiento de Juan, Marta Sánchez celebraba su 47 cumpleaños rodeada de amigos y con su nuevo amor, el interiorista Dani Terán. Ayer, escribía este mensaje en su Twitter: «Hoy siento una gran tristeza, Juan Tarodo nos ha dejado. Un hombre con gran corazón, que siempre lo daba todo sin esperar nada a cambio. Nunca olvidaré todo lo vivido y aprendido junto a él y a nuestro grupo Olé Olé. Día triste para la historia del pop español. Siempre en mi recuerdo. Descanse en paz». Fue su último adiós a su compañero y amigo.

Quienes compartieron momentos con Juan Tarodo subrayan hoy su discreción y su empeño en permanecer en un segundo plano pese a que lo tenía todo para ser un ídolo de la música. Esa actitud la mantuvo siempre con Marta Sánchez: jamás quiso restarle un protagonismo que ella siempre supo explotar con elegancia.