Un acuerdo millonario para la nueva señora Jordan
Yvette Prieto y Michael Jordan - afp

Un acuerdo millonario para la nueva señora Jordan

Yvette Prieto, la ex novia cubana de Julio Iglesias Jr., ha conquistado a la mayor leyenda de la NBA

ANGÉLICA MARTÍNEZ
Actualizado:

Una gran boda a la medida de su leyenda. Michael Jordan, el mayor ídolo de la NBA, el jugador de baloncesto más aclamado de la historia, dio el «sí, quiero» el pasado fin de semana a quien él mismo define como la mujer de su vida. La celebración religiosa tuvo lugar en la Iglesia Episcopal de Bethesda-by-the-Sea, en Florida, ante más de 300 testigos, entre los que se encontraban Tiger Woods, Scottie Pippen, Toni Kucko o Patrick Ewing. Más tarde, la fiesta reunió a 2.000 invitados en el Bear’s Club de Jupiter, en el mismo complejo urbanístico donde Jordan ha levantado la mansión que será su hogar.

Las actuaciones de Usher, Robin Thicke, K’Jon, DJ MC Lyte y The Source; la tarta nupcial de ron y chocolate blanco, elaborada por Edda’s Cake Designs; y la decoración del Bear’s Club con miles de rosas blancas, petunias y tulipanes malvas son solo algunos detalles de una celebración fastuosa. Pero la protagonista indiscutible, la mujer a quienes todos dirigieron sus miradas, fue Yvette Prieto, una novia espectacular en su vestido de J’Aton Couture, confeccionado en seda y bordado con miles de cristales de Swarovski. «La boda se planeó durante meses», ha contado a la revista «People» Sharon Sacks, la organizadora. «Michael quería darle a Yvette todo lo que siempre había soñado». Y está claro que lo consiguió.

Problemas y promesas

Para Michael Jordan, este es su segundo matrimonio, tras 17 años junto a Juanita Vanoy, tres hijos veinteañeros (Jeffrey Michael, Marcus James y Jasmine), un carísimo divorcio por el que desembolsó 168 millones de dólares y un lustro de noviazgo con la bella Yvette, 16 años más joven. Fue en 2008 cuando Michael Jordan conoció a esta modelo nacida en Cuba y criada en Miami. En 2011, se prometieron.

Antes de protagonizar su particular cuento de hadas, Yvette tuvo una relación sentimental con Julio Iglesias Jr., con quien protagonizó una portada de la revista «¡Hola!» en 2002. El hijo de Isabel Preysler por aquel entonces la definía como «una chica fantástica. Me gusta mucho. Además de ser muy bella, es adorable y muy buena persona».

Morena, alta, risueña y con la sensualidad propia de las caribeñas, Yvette está graduada en la escuela de negocios de la Universidad de Florida; como modelo ha trabajado para Alexander Wang y ha posado para «Sport Illustrated».

En el pasado

Antes de conocer a Jordan, Yvette Prieto residía en Kendall, un suburbio a las afueras de Miami, donde tenía una casa de tres habitaciones que posteriormente vendió. Según la revista «National Enquirer», la familia de Yvette tuvo un serio desencuentro con la ley hace una década. «Michael e Yvette se quieren mucho, pero se cierne una nube sobre ellos, pues los Prieto tienen cosas que ocultar», explicaba un amigo de la propia Yvette a la publicación. En 2001, Carlos y María Prieto, padres de la modelo, junto a otras once personas llevaron a cabo un fraude que involucró a cinco compañías de seguros y a un médico sin licencia que trabajaba en una conocida clínica de Miami. Llegaron a defraudar un millón de dólares, por lo que los padres de Yvette pasaron 18 meses en la cárcel. «Todo esto ocurrió antes de que Michael la conociera, así que han tratado de esconder toda la información posible», explica «National Enquirer».

La revista asegura, además, que Michael Jordan e Yvette Prieto habrían firmado un acuerdo prematrimonial que evitaría que ella tuviera acceso a la fortuna de más de 650 millones de dólares del ex jugador de baloncesto y por el que Yvette recibiría un millón de dólares anuales por cada año que estén casados; si el matrimonio supera la década de duración, la aportación será de cinco millones de dólares al año. «Michael adora a Yvette –asegura una fuente del entorno de Jordan–, pero ello no ha hecho mella en su sentido común». No está dispuesto a repetir el divorcio infernal que vivió con Juanita.