Sara Carbonero se plantea dejar su trabajo en medio de la polémica del Real Madrid
El astro blanco, Iker Casillas, junto a su novia Sara Carbonero - afp

Sara Carbonero se plantea dejar su trabajo en medio de la polémica del Real Madrid

Criticada por revelar «secretos de vestuario», la periodista piensa en alejarse de los medios

Actualizado:

Fueron la imagen más feliz para los españoles cuando, en plena borrachera de la victoria de la selección española de fútbol en el Mundial, Iker Casillas le plantó un beso en la boca a su novia, Sara Carbonero, mientras ésta intentaba entrevistarle en directo. Aquel beso que Sara recibió entre sonrojos les catapultó a la gloria de los intocables, aquellos a quienes se les perdona todo por los ratos de felicidad que nos han hecho pasar.

Así fue durante mucho tiempo, y eso que Sara e Iker no son muy dados a sonreír ante las cámaras ni agradecer cuando se sale en su defensa, como ocurrió con las desafortunadas palabras del presidente de la Asociación de la Prensa, Fernando García Urbaneja, hacia la periodista por «acusarla» de situarse al lado de la portería de su novio a la hora de retransmitir los partidos sin enterarse de cuál es su puesto según el reglamento.

Casi todo el mundo salió en defensa de la bella Sara por considerar que se la criticaba sin razón (y así era). Pero como toda luna de miel, los períodos de enamoramiento y ceguera duran lo que duran y lo que antes se «perdonaba» hoy no se acepta. De ahí que estos días estén siendo especialmente complicados para Carbonero a raíz de unas declaraciones realizadas a un programa de deportes mexicano donde, más suelta que cuando habla en España, aseguró que era vox populi «que Mourinho tiene frentes abiertos en el vestuario». Lo remató asegurando que «el clima, como sabéis todos, no es bueno».

Ahora, Sara no sabe si quiere mantener su puesto de trabajo, algo que amigos de la pareja han confirmado a ABC. Si siempre estuvo en el punto de mira por su fichaje en Telecinco y su noviazgo con el capitán blanco, hoy podría aprovechar el momento de tormenta mediática para quitarse de en medio y evitar ser más pasto de polémicas y críticas de sus compañeros y de los de su novio.

Mala relación

Más allá de toda la catarata de críticas que le ha caído a la hasta hace poco «intocable» Sara, quien ha avivado la llama con soplete es el jugador Cristiano Ronaldo, que respondió a esas declaraciones en otra entrevista y dijo que «es un tema un poco delicado». El jugador luso defiende el código interno del vestuario. «La gente es libre de decir lo que piensa, aunque yo creo que no ha hecho bien, porque las cosas del vestuario se deben quedar en el vestuario y las cosas que se saben no deben decirse a la prensa», ha precisado.

Lo cierto es que la mala relación entre Carbonero y Ronaldo viene de tiempo atrás. Cuando se decía que Ronaldo e Iker no se entendían, la periodista criticó el juego del delantero, avivando las llamas de la discordia.

Con toda esta tormenta la pareja la espanta marchándose de viaje a Tenerife, donde han celebrado el 29 cumpleaños de la periodista. Según se ha dicho, Iker le ha regalado un coche BMW con el que se desplazará desde la casa de La Finca, en la que ya viven, a los estudios de Telecinco, en Fuencarral. Eso siempre y cuando ella quiera seguir trabajando.