Luca Missoni: «Buscaremos a Vittorio con un submarino»
La familia Missoni: Ottavio, patriarca de la firma, su hija Angela, Rosita, Vittorio y Luca - afp

Luca Missoni: «Buscaremos a Vittorio con un submarino»

El hermano del empresario desaparecido emite un comunicado en el que reitera que seguirán trabajando para hallar los restos de la avioneta

Actualizado:

Vittorio Missoni, jefe y director comercial de la firma de moda italiana Missoni, lleva casi veinte días desaparecido en Los Roques, un paradisíaco conjunto de islas pertenecientes a Venezuela. Tras dos semanas de intensa búsqueda, la familia de Vittorio ha anunciado este miércoles que continuará con la investigación hasta encontrar alguna pista sobre el paradero del empresario, su esposa y una pareja de amigos, quienes desaparecieron en pleno vuelo el pasado 4 de enero.

«En febrero regresaré personalmente a Caracas para supervisar la búsqueda con un submarino Deep Sea, un barco especialmente equipado para la búsqueda en aguas profundas», explica Luca Missoni, hermano de Vittorio y director creativo de Missoni, en un comunicado difundido por la empresa. «El Gobierno venezolano ha confirmado oficialmente que dirigirá la investigación en todas las direcciones posibles... las investigaciones no solo se están llevando a cabo por mar y costa, también se está investigando cualquier otra alternativa a fondo», añade Luca.

«El 20 de enero regresé a Italia después de tomar la decisión, junto con mi familia, de delegar durante las próximas semanas la supervisión de la investigación», explica Luca, un experimentado piloto que en estas semanas ha trabajado estrechamente con la Guardia Costera, Protección Civil de Venezuela y el resto de los equipos que llevan a cabo la búsqueda de su hermano.

Desaparición misteriosa

En el comunicado, Luca Missoni reconoce que lo único que saben sobre la desaparición de su hermano son las coordenadas del radar, BN-2 YV2615, en el momento de la desaparición del avión. Vittorio, de 58 años, y su mujer, Maurizia Castiglioni, recibieron el Año Nuevo junto a varios amigos en Los Roques. El viernes 4 de enero, el grupo cogió una avioneta Britten Norman BN2 rumbo a Caracas que jamás llegó al aeropuerto Simón Bolivar de Maiquietia, a 20 kilómetros de la capital venezolana.

«Nos enteramos de la noticia de la desaparición ese mismo viernes por la noche», explicó Ottavio Missoni Jr., hijo del jefe de la firma, en una entrevista a «Il Corriere della Sera». «La última vez que hablé con mi padre fue el jueves 3 de enero, un día antes de que abandonara Los Roques. Él estaba contentísimo. Incluso estábamos planificando un viaje en moto...», añadió el primogénito de Missoni, de 28 años.

La familia del empresario, que además es vicepresidente de la Cámara Nacional de Moda Italiana, no quiere creer que su «jefe» haya podido morir en un accidente de avión. «Mi padre regresará, lo estamos esperando. No hablo con el corazón, sino con la cabeza. Un avión no puede desaparecer de esa manera, en un viaje tan corto y sin dejar rastro. Hasta que no haya pruebas nadie podrá convencerme de lo contrario», concluyó Ottavio Jr. Angela Missoni, hermana del desaparecido y diseñadora de la firma, tampoco quiere aceptar la versión del siniestro aéreo.

La sombra de los narcos

Aunque han pasado ya casi veinte días sin noticias de los pasajeros de la avioneta, los Missoni creen en la hipótesis de un secuestro. «Es mejor ser víctima de un secuestro que estar en el fondo del mar», dijo Angela hace una semanas durante un breve encuentro con los medios. Un mensaje de texto llegado desde el teléfono de uno de los pasajeros a un familiar después de la desaparición de la aeronave es la pista a la que se aferran para pensar que el avión podría haber sido capturado por los narcos.

Las autoridades venezolanas han desplegado un equipo de rescate de 450 personas que están realizando una búsqueda por tierra, mar y aire entre Los Roques y Caracas. El piloto de un Cessna 402 que despegó de Los Roques un minuto después que el Britten Norman BN2 de Missoni ha declarado que vio cómo la avioneta desaparecía frente a sus ojos. «Vi como eran tragados por una enorme nube de tormenta. Fue un rayo, tuvo que ser un rayo», dijo el aviador a «La Stampa».

Un pescador venezolano también afirma haber visto cómo el avión se estrellaba en el mar. En medio de la incertidumbre, la prensa especializada se pregunta quién sucederá a Ottavio como patrón de Missoni, una firma con ventas anuales de más de 70 millones de euros y nuevos negocios en la industria hotelera y de los perfumes.