La Princesa Masako con el Príncipe heredero, Naruhito, y su hija
La Princesa Masako con el Príncipe heredero, Naruhito, y su hija - REUTERS/Imperial Household Agency of Japan

La Princesa Masako, recluída desde hace one años, sale de su encierro para estar con su amiga Máxima de Holanda

La esposa del Heredero al trono de Japón asistirá en el Palacio Imperial a una recepción con los Reyes de holandeses

Actualizado:

Los compromisos oficiales regresan a la vida diaria de la Princesa Masako de Japón. Tal y como ha informado la Casa Imperial, la joven acudirá a su primer banquete en el Palacio Imperial en once años.

Parece que, al final, poco a poco empieza a instaurarse la normalidad en la vida de los futuros herederos al trono de Japón. No hay que olvidar que la princesa, de 50 años, ha sido la gran ausente en los compromisos habituales que, hasta ahora, ha tenido que desempeñar en solitario el Príncipe Naruhito, pues su mujer sufre una profunda depresión desde hace más de una década. De hecho, su última aparición en palacio fue en octubre de 2003 con motivo de la visita del presidente mexicano Vicente Fox y su esposa.

De acuerdo con la Agencia de la Casa Imperial, Masako y el príncipe heredero asistirán a una cena el miércoles. No se trata de una cena cualquiera, sino de una velada organizada en honor a sus amigos los Reyes de Holanda.

El Emperador Akihito y la Emperatriz Michiko son los encargados de organizar la velada a la que también asistirán más miebros de la familia real japonesa.

Amigas íntimas

La princesa Masako y Máxima de Holanda tienen una relación muy especial. La princesa Aiko, de 12 años, tiene la misma edad que Amalia, la hija mayor de los Reyes de Holanda. Además, siempre se ha comentado que la Reina de Holanda ha sido pieza clave en la recupación de Masako, quien viajó en 2013 a la coronación de los Reyes holandeses a propia petición personal de Máxima.

Poco después, con motivo de su 50 cumpleaños, la esposa del heredero al trono de Japón explicó en un comunicado que seguirá esforzándose por superar la depresión que sufre desde hace una década hasta lograr su «recuperación total».