La figura de la Princesa de Asturias hace flaco flavor a la imagen real de Doña Leonor - EFE

La Princesa de Asturias ya ocupa su puesto en el «Salón Real» del Museo de Cera de Madrid

La figura de cera de Doña Leonor acompaña a las de los Reyes, que han sido actualizadas y visten reproducciones de los trajes que lucieron en la Proclamación

Actualizado:

El Museo de Cera de Madrid ha presentado este viernes la figura de cera de Doña Leonor, que tras convertirse en Princesa de Asturias al haber sido su padre proclamado como Rey de España, el pasado 19 de junio, ocupa su puesto en el «Salón Real» del museo. Dicha estancia ha sido modificada para adaptarse a la nueva realidad que se produjo tras la abdicación de Don Juan Carlos.

Así Don Felipe y Doña Letizia han pasado a ocupar el lugar de los anteriores Reyes, Don Juan Carlos y Doña Sofía, que han sido trasladados a un lugar secundario a la izquierda de Felipe VI bajo un tapiz con su escudo de armas. La indumentaria de los Reyes es la que lucieron en la ceremonia de Proclamación.

La figura del Rey viste de uniforme de gran etiqueta de Capitán General del Ejército de Tierra, con fajín, banda de Carlos III, miniatura del Toisón de Oro, Gran Placa de Carlos III y las cruces de los tres ejércitos. Las escultura de la Reina y de la Princesa de Asturias están vestidas con reproducciones del vestido que Felipe Varela realizó para Doña Letizia y el que diseñaron para Doña Leonor las modistas Nieves García y Teresa Fernández.

La figura de la Princesa hace flaco favor a la dulce imagen de la niña de 8 años, cuya presencia en el Salón de Honor del museo era «imprescindible» -en palabras del director de Comunicación del Museo, Gonzalo Presa- como heredera al trono que es desde el pasado mes de junio en el lugar de que ocuparon las infantas Cristina y Elena, que ya no se podrán ver en el museo.

En cambio, el retrato de su hermana Sofía no estará presente en el Salón de Honor al menos de momento. «Es todavía muy pequeña, así es que vamos a esperar un tiempo a que pare de crecer para no tener que cambiar cada poco tiempo su figura», se excusaba Gonzalo Presa en la presentación del busto de arcilla el día antes de la Proclamación Real.

El Museo de Cera de Madrid actúa unilateralmente como libro de actas de la Casa Real española, dando de baja o de alta a sus miembros en función de las circunstancias y noticias de la familia. Así, Jaime de Marichalar, que fue esposo de la Infanta Elena, fue primero apartado y después quitado definitivamente. Por su parte, Iñaki Urdangarin, esposo de la Infanta Cristina, pasó a la galería de deportes.