Doña Elena en el reportaje que se hizo con motivo de su 50 cumpleaños
Doña Elena en el reportaje que se hizo con motivo de su 50 cumpleaños - efe

La Infanta Elena: «Ya veréis lo estupendo que es mi hermano»

Eso es lo que dice la hija de Don Juan Carlos a sus amigos. Se centrará más en su vida privada

Actualizado:

Felipe VI reina desde hace 48 horas. Con su Proclamación, la Infanta Doña Elena (50 años) dejó de formar parte de la Familia Real. No obstante, la primogénita de los Reyes Don Juan Carlos y Doña Sofía siguió entre pucheros la majestuosidad del juramento de su hermano. La lealtad al nuevo Monarca la demostró al convertirse en el primer súbdito que hizo una genuflexión ante el Rey. ABC ha podido saber que Doña Elena, que sin ley sálica habría reinado, está preparada para pertenercer a una «familia normal». La Infanta afronta un dulce futuro centrada en su trabajo, sus hijos y al servicio de la Corona.

«Ya veréis lo estupendo que es mi hermano». Esa ha sido una de las frases más repetidas por Doña Elena durante los 18 días que transcurrieron entre el anuncio de abdicación de Don Juan Carlos y la Proclamación de Felipe VI. La Infanta ha enviado whatssap a sus amigas en los que destaca las bondades del Rey «mejor preparado». Puede que sea la seguridad de tener a un Monarca a la altura lo que hace que Doña Elena quiera que su futuro como Infanta de España pase por ser una persona «más normal».

Menos agenda, más placer

Doña Elena acudirá a menos actos, aunque los Reyes saben que siempre que requiera su presencia allí estará. Es previsible que siga estando presente en citas deportivas. La Infanta es Presidenta de Honor del Comité Paralímpico Español así como de diversos eventos como la Carrera de la Esperanza, que se disputa todos los años y cuyos fondos van destinados a la Asociación Española Contra el Cáncer. También se espera que continúe haciendo viajes de voluntariado al extranjero.

Su vinculación con el deporte seguirá a través de la hípica. Federada desde hace años, Doña Elena es una amazona profesional que participa en grandes concursos en España. La Infanta considera las pruebas hípicas como parte de su vida privada, por eso le molesta que la fotografíen durante entrenamientos o fuera de la pista de saltos. Felipe Zuleta seguirá siendo su entrenador, como él mismo confirma en conversación telefónica con este diario, y su cuadra continuará en el Club de Campo, a razón de 380 euros mensuales. Eso sí, Doña Elena ha ajustado sus gastos, por lo que desde hace tiempo comparte van con jinetes amigos, como Luis Astolfi.

Hija y hermana de Reyes, la normalidad también pasa por su vivienda. Doña Elena continuará en su piso del barrio de Niño Jesús vecindario en el que está muy integrada: compra en Mercadona y va a misa en el colegio del Pilar. Los domingos que su hijo mayor, Felipe, no está con Jaime de Marichalar, acompaña a su madre a esta cita. La Infanta no ha rehecho su vida desde la separación de 2010, y en su entorno aseguran que la relación con el padre de sus dos hijos está mucho mejor que tras el «cese temporal de la convivencia».

Doña Elena prepara las vacaciones estivales y la llegada de su hija Victoria. La niña estudia desde hace dos años en un internado, aunque cuando está en Madrid monta en bici con su madre por el Retiro. Como todo trabajador, las vacaciones de la Infanta se limitan a un mes. Hasta ahora, era la que más tiempo permanece en Marivent junto a Doña Sofía.

En estos días en los que la Monarquía se ha llenado de gestos, también Doña Elena quiso desmarcarse. Quizá por ello viajó hasta Ginebra para pasar junto a su hermana, la Infanta Cristina, el día de su cumpleaños, el pasado 13 de junio. Doña Elena se muestra así como un elemento conciliador en la Familia, presente cuando todos le necesitan.