Pilar Rubio y Sergio Ramos, radiantes en su boda - EFE | Vídeo: AT

Sergio Ramos y Pilar Rubio, una boda de lentejuelas y fútbol

La novia eligió un vestido nada convencional de un diseñador libanés con un ramo de flores negro

SevillaActualizado:

Sergio Ramos y Pilar Rubio se casaron ayer en la Catedral de Sevilla [Así lo contamos en directo] y se dieron el beso de rigor ante la prensa. Después de siete años de relación y tres hijos en común, la famosa pareja se dio el «sí, quiero» en la Capilla Real de la Catedral de Sevilla en una jornada llena de contrastes. Entre la tradición del templo, la catedral gótica más grande del mundo donde el deán Francisco Ortíz ofició la ceremonia, y el peculiar atuendo de la novia, sorprendieron la llamativa indumentaria de algunos invitados o el tatuaje del unicornio que tuvieron que lucir para acceder al templo.

La puerta de la Catedral se convirtió en una especial alfombra roja a los pies de la Giralda que concitó una gran expectación de público ansioso de ver a futbolistas, presentadores, empresarios, algún torero o «socialités» como Naty Abascal. La novia solo fue tradicional en la costumbre de llegar tarde a la iglesia, haciéndose esperar más de media hora sobre lo estipulado. Montada en cochazo, un Cadillac, y del brazo de su padre, salió muy sonriente tras vestirse en un hotel de Sevilla, desvelando el secreto mejor guardado, el traje. Había anticipado que no sería una novia convencional. Aún así el vestido fue una sorpresa. Nada de novia clásica.

Eligió un original diseño confeccionado por el libanés Zuhair Murat. Llevaba un gran escote y los hombros al aire, con vuelo y brillos y lentejuelas. Y portaba un ramo de calas negras. Este tipo de flor simboliza el amor eterno, pero siempre se había visto en blanco para las novias. Así, Rubio quiso aportar su toque rockero también el día de su boda. El pelo se lo recogió en una trenza detrás y otras dos pequeñas trencitas que le colgaban por delante y que le daban un toque moderno. Iba tocada con un velo que le dejaba la cara al descubierto con unos largos pendientes en tonos plateados. Ambos posaron a la salida del templo y se dieron el tradicional beso, saludando y dando las gracias.

Chaqué y vestidos largos

El novio llegó unos minutos antes a la iglesia. Sergio Ramos iba del brazo de su madre, Paqui, la única que siguió los cánones clásicos para estas ocasiones. La madrina lucía un elegante traje verde pistacho e iba tocada con la tradicional mantilla española.

Los pajes, en este caso, los dos hijos mayores de la pareja, llegaron poco antes en un coche acompañados de varios familiares mayores. De pantalón corto y chaqueta. La cantante Niña Pastori, que cantó en la ceremonia religiosa, se llevó a toda su familia a la celebración: su marido y sus hijos (pese a que los novios habían advertido que no querían niños en su boda). La cantaora, con un traje largo en tonos morados, fue una de las pocas en hablar a la entrada en el templo, aunque solo lo hiciera para desear que los novios fueran muy felices.

Los alrededores de la puerta del Príncipe o de San Cristóbal, que fue la entrada elegida para la entrada al enlace, estuvieron blindados por medio centenar de guardias de seguridad privada contratados por los novios, además de algunos efectivos de la Policía Local y Nacional. Fue un desfile de futbolistas y rostros conocidos vestidos de chaqué y mujeres con trajes largos durante hora y media antes de la llegada de los novios. Numeroso público se agolpó a las puertas de la Catedral desde bien temprano para ver el espectáculo. Los primeros invitados comenzaron a llegar temprano. Primero los desconocidos y luego los más conocidos. Keilor Navas, Lucas Vazquez, Modric, Marco Asensio, Marcos Llorente y Álvaro Morata, entre otros, fueron los primeros futbolistas que llegaron a la celebración religiosa.

Beckham, de blanco

Uno de los momentos cumbre de la tarde se produjo con la llegada de David y Victoria Beckham, los más jaleados por el público, que incluso posaron: ella con vestido estampado en fondo blanco (saltándose el protocolo impuesto por los novios), gafas de sol y zapatos de tacón alto en tono rosa. Él con chaqué azul.

También fue muy esperada la entrada del presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, Fernando Hierro, el legendario Emilio Butragueño o presentadores de televisión como la popular Nuria Roca, que vestía un elegante traje morado con cinturón amarillo. Del mundo del toro estuvo presente Manuel Díaz, el Cordobés, con su mujer Virginia Troconi, muy elegante con un traje largo de vuelo en tono celeste. Muy comentado el fue el look de Naty Abascal, de rosa chicle y con pamela del mismo color que el vestido.

En cualquier caso, las mujeres se las apañaron para, salvo alguna excepción, sortear las prohibiciones de los colores vedados en la ceremonia. La mayoría llegaron de azul, negro, plateado y dorado. Pero también se vio alguna de amarillo o rosa malva. Hubo de todo: trajes largos y cortos. Hubo muchos escotes. Y algún que otro pantalón. La mayoría de las mujeres se decantaron por llevar el pelo recogido aunque también se vieron algunas con la melena suelta.

Hombres hasta de morado

En cuanto a los hombres, todos obedecieron las indicaciones y acudieron de chaqué. Sin embargo, los hubo muy originales que eligieron un color azul fuerte en tonos, de cuadros verdes o incluso el morado del bético Joaquín. El futbolista del Betis fue uno de los más aplaudidos pese a su peculiar indumentaria. Iba con su típico peinado, chaqué morado y sin calcetines. También se vio a hombres con chaleco amarillo debajo del chaqué y algunas excentricidades en algunas indumentarias.

El tiempo quiso acompañar el gran día de la pareja ya que no fue una jornada de excesivo calor con el termómetro por debajo de los 30 grados, una temperatura muy por debajo de lo normal en esta época del año en la capital hispalense.

La fiesta en La Alegría, la magnífica finca de Bollullos de la Mitación donde Sergio Ramos cría su yeguada, tenía previsto ser larga. Al menos, a juzgar por los preparativos que se vislumbraban desde el exterior desde hace días.