El regreso de lasvicepresidentas de ZP

Efecto «plumero» o corte impecable. Salgado y De la Vega difieren en estilo

Actualizado:

Leer, mirar, observar y cotillear. Dos mujeres, cuatro ojos y una revista. No se puede pedir más. Comentingy cotilleo. Momentazo. Sobre todo si hay suerte y aparece esa foto de alguien que te paraliza y te atrapa. Como pasa con determinados personajes que por su propia imagen dan mucho juego. Tal es el caso de la exvicepresidenta del Gobierno María Teresa Fernández de la Vega, que llega a nuestras páginas con una nueva y joven «melenita». Uff... ¿le favorece? «Pues no, porque la calidad de su pelo —fino, seco y con las puntas abiertas— es muy mala y ante todo necesita cuidarlo», indica Ángela Navarro, la peluquera española por excelencia. «Requiere una cura completa que empiece por el cuero cabelludo. Sanear de verdad y conseguir un corte con más estilo. Eso sí, respeto totalmente su imagen». Aunque Ángela no esté del todo conforme con ella. «Tampoco le quedaba bien el corte “efecto plumero” por la sencilla razón de que un cabello tan deteriorado es difícil que quede bien. Sin embargo, me encanta la melena de la duquesa de Alba, pues se nota que la cuida y la mima», puntualiza Ángela, que de esto sabe mucho. Si no, que se lo pregunten a Claudia Schiffer, a la que cortó y recortó el pelo durante diez años.

Comentario aparte merece el color rosa, que tanto le gusta a María Teresa. A analizar. ¿Vuelta a la adolescencia? ¿Recuperar el tiempo perdido? ¿Juventud, divino tesoro? «Siempre ha utilizado bien los colores en todos los actos en que aparecía, y debía de conocer el poder que ejerce el rosa en ella: consigue dulcificar sus rasgos y provocar el sentimiento de cercanía en los demás», según Ana de Ramón, directora de la Escuela ADR Moda de Madrid y profesora del curso «Análisis del color». «Entre sus colores preferidos también están el rojo, el fucsia y los morados, tonos que transmiten poder y sofisticación. Son los ideales para ella». En fin, una imagen que, cuanto menos, causa polémica.

Muy al contrario que la otra «exvice» del Gobierno socialista, Elena Salgado. Perfecta, impoluta, con una melena sana y un color excelente gracias a unas mechas que le aportan luz y vida a su rostro. En esto coinciden todos los expertos. Nosotros también.