El ritual de belleza de una estrella del cine chino

«A las asiáticas nos educan en cuidarnos la piel, es algo que nace con nosotras», confiesa la actriz Qi Xi

MadridActualizado:

En China, la palabra «Qi Xi» refiere a una suerte de «día de los enamorados» que, en el caso de la República Popular, se celebra el 7 de agosto. También es el nombre al que responde una actriz de 34 años, encumbrada en su país natal tras su brillante interpretación de la amante Sangqi en la película «Mystery», del director Lou Ye; protagonista del drama prostibulario Bitter Flowers, dirigido por Olivier Meys, y el bellísimo rostro que a lo largo de la última semana se ha encargado de promocionar la cinematografía de su país natal en el Lychee International Film Festival, celebardo en Madrid y Barcelona. Durante la inauguración del certamen, en la Gran Vía madrileña, Qi Xi charla con ABC sobre cine, danza y su historia de amor con nuestro país.

«Me enamoré de España hace años -explica-. Con 16 años hice un intercambio cultural, porque yo me formé como bailarina y estuve aquí aprendiendo. Y me conquistaron la comida, la gente, el paisaje…». Cuenta que, durante esos años como bailarina, tuvo diferentes lesiones -nos muestra su pierna, repleta de «costuras»- y se dio cuenta de que no se podría dedicar el resto de los años a bailar, así que se formó como actriz. «Por supuesto, echo mucho de menos el baile pero, actualmente, mi vida es el cine».

Qi Xi ha compartido papel de embajadora del Lychee Festival con la española Adriana Ugarte, a la que define como un ángel. «Me quedé sorprendidísima cuando la conocí por su belleza, pero sobre todo, por el halo angelical que desprende. Si Adriana grabara una película en China, debería ser el de princesa ancestral». En cuanto al festival, cuenta que es un proyecto joven, pero con muchísima energía. «Yo he participado en otros mucho más grandes, pero siento que este es diferente, es emocional, hecho con cariño y profundo conocimiento de la industria china, las películas que han traído son excepcionales. Me he sentido muy cómoda y me encantaría repetir el próximo año», declara. El cine español empieza a tener una presencia importante en China -la película «Contratiempo» de Bárbara Lennie, José Coronado, Mario Casas y Ana Wagener recaudó 26 millones de euros (en España fueron 3,6) en tiempo récord- y cuenta que en su escuela estudian a Pedro Almodóvar.

Como buena oriental, tiene una piel muy cuidada y se debe a que sigue el mismo ritual de belleza desde que era cuna niña. «Las chinas y en general las asiáticas, desde pequeñas nos educan en cuidarnos muchísimo la piel, es algo que prácticamente nace con nosotras. Yo me maquillo exclusivamente cuando estoy rodando o si tengo algún evento especial, así que mi ritual de belleza es muy sencillo, pero lo llevo haciendo toda la vida, cada uno de los días casi desde que nací: me lavo la cara y me pongo un protector para el sol».

No es fiel a ninguna marca porque, reconoce, le gusta probar todo tipo de productos. «En China tenemos una APP muy popular donde cada mujer habla de lo que le ha ido bien. Yo me suelo fiar mucho. Sin embargo, siempre termino comprando marcas japonesas porque están especialmente formuladas para las pieles asiáticas, SKII es una de mis preferidas».