Un paciente tras someterse a un tratamiento con ácido hialurónico para rellenar las ojeras
Un paciente tras someterse a un tratamiento con ácido hialurónico para rellenar las ojeras - ABC

Los retoques estéticos más demandados por los hombres

Las ojeras, la marcación mandibular, la eliminación de arrugas y la rinomodelación son sus principales preferencias

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La medicina estética no es un patrimonio exclusivo de las mujeres. Cada vez son más los pacientes masculinos que deciden someterse a algún tratamiento animados por sus parejas o amigas. Ellos también están pendientes de su imagen y apariencia. Pero, ¿cualés son sus principales preocupaciones en lo que a estética se refiere?

Le trasladamos la pregunta a la doctora Carla Barber, con dos clínicas estéticas en España -una en Madrid y otra en Las Palmas-. «Una de las principales preocupaciones de los hombres son las ojeras». Su corrección se basa en el relleno del surco que se va formando por diversos factores como la genética, la alimentación, las horas de sueño, el cansancio o la falta de cuidados de la zona. «Corregir este efecto de mirada cansada es muy sencillo gracias al ácido hialurónico que rellena la ojera aportando la hidratación perdida», añade. Con este tratamiento, la mirada cobra de nuevo su frescura.

Para los hombres más coquetos y exigentes el objetivo es otro y acuden a las clínicas en busca de la marcación del arco mandibular. Consiste en realzar la masculinización facial remarcando, gracias al relleno de ácido hialurónico, la mandíbula. «El objetivo es aportar al rostro esa forma triangular tan masculina», aclara la doctora.

Salón de la clínica de la Dr. Carla Barber
Salón de la clínica de la Dr. Carla Barber - ABC

Por supuesto, también los hombres se preocupan por las siempre temidas arrugas. Aunque exista esa creencia de que las arrugas en los hombres son sexys, muchos prefieren acabar con ellas. Otro de los tratamientos por los que más se interesan es la eliminación de dichas arrugas. El botox o toxina botulínica se infiltra en el músculo para producir una parálisis temporal y controlada que impide que éste se mueva evitando así la formación de la arruga. Una vez realizado el tratamiento con botox, la arruga no puede formarse y por lo tanto se previene que pueda acentuarse. «Sin embargo, pueden persistir unas arrugas finas y en ese caso, necesitaríamos rellenarlas de ácido hialurónico con una técnica llamada blanching».

Finalmente, otra de las preocupaciones que tienen los hombres que acuden a tratarse es la nariz. «Los tabiques pronunciados o las deformidades en la punta son muy fáciles de corregir gracias a la rinomodelación, de nuevo, con ácido hialurónico». La ausencia de efectos secundarios y el bajo coste que tiene en comparación con una rinoplastia quirúrgica hace que muchos se animen a probarlo para aportar simetría y armonía al rostro.