Parejas de foto y foto de parejas
Pasión a la vista: Piqué y Shakira - abc

Parejas de foto y foto de parejas

Está de moda lo de posar con la esposa maciza o la novia de temporada

ángel antonio herrera
Actualizado:

Parejas hay dos: la pareja propiamente dicha y luego la pareja de foto, que es cosa de poco momento, para promociones y otros guateques. La última pareja de foto es Rafa Nadal y Bar Rafaeli, que se han hecho unas fotos como las de Sami Khedira y su novia, Lena Gercke, sólo que sin ser novios. Rafa y Bar posan de pareja, pero son una pareja de posado. De modo que a Sami y Lena les ha costado menos arrimarse. Antes, Víctor Valdés aportaba a su pareja, la gloriosa Yolanda Cardona, o ésta le aportaba a él, en un reportaje con vistas. Con vistas a ellos mismos, naturalmente, que son dos cuerpazos de mucho recreo.

Estos posados conyugales me recuerdan al que ya hiciera David Beckham y su Spice, dos criaturas de mucho exhibicionismo, que juegan a menudo el fútbol del pluriempleo de sacar al aire los tatuajes privados. Previo pago de su importe, eso sí. El tatuaje tiene ya un poco o un mucho de ropa interior, y si enseñas mucho tatuaje es porque vas justo de ropa. Ya casi diríase que el tatuaje lo vendieran adjunto al tanga, como remate de adorno, a pie de espalda, según vemos entre famosas y particulares. Si me apuran, el futbolista, hoy, o lleva tatuajes o hace poca carrera. En el fútbol de cancha y en el otro, que es el fútbol de ejercer de macho de anuncio.

Lo que uno aprecia, con todo esto, es que va en marcha el oficio de oro de que los futbolistas hagan publicidad conyugal, con la propia de modelo esposa o de esposa modelo, que parece lo mismo, pero no lo es. Hay tajo. Tenemos ahí, de posado pendiente, a Íker Casillas y Sara Carbonero, a Piqué y Shakira, a Edurne y David de Gea. Son plantilla de lujo para estos anuncios que nunca sabemos lo que anuncian, pero que son un cromo triunfal en las peluquerías, en la consulta del spa, en la esquina de corsetería de El Corte Inglés y en las carpetas de las bachilleras que estudian para Britney Spears. En algunos casos, hasta se ahorraría en photoshop.

Es costumbre antigua lo de posar en pareja, para una peonada promocional, pero está en moda lo de posar con la esposa maciza o la novia de temporada, con todo el ajuar de tatuajes a la vista. Ya voy yo ilusionado pensando, en un calentón de pose, a Cristiano Ronaldo e Irina Shayk, o a Messi y Antonella Rocuzzo, porque aquí no conviene el forofismo.

En cuanto a las parejas sólo de foto, nos sale enseguida un ameno repertorio. Don Iñaki Urdangarin, por ejemplo, es pareja de foto de su abogado, aunque la foto muy buscada es la del Duque de Palma junto a la Infanta Cristina. La ceremonia de los Goya, como tantas otras ceremonias de mucho flash, preparan mucha pareja de foto, empezando o acabando por el escenario, donde vimos a Ricardo Darín con Angie Cepeda, a Miguel Angel Silvestre con Silvia Abascal. Salma Hayek sólo hace pareja de foto con su propio escote, porque estas mejicanas de estrellato no se meten un jet lag entre pecho y espalda para que un cómico de pajarita les robe plano.

Antonio Banderas y Melanie Griffith son pareja de foto y foto de pareja, aquí y en Hollywood. Si miramos más allá, nos sale Jennifer Lopez y un tal Casper, un poeta de la mancuerna que ella promociona de consorte en Twitter. Estas maduras de Hollywood están saliendo unas gimnastas del amor. Conozco a no pocas ambiciosas que van a los cócteles a pillar la foto con el famosísimo, porque así tienen el sitio seguro y principal en el periódico, al día siguiente. En rigor, la carrera de famoso empieza en la pareja de foto y acaba en la foto de pareja. Eso, si entre una cosa y la otra no vas y de pronto te mueres, como le ha pasado a la incalculable Whitney Houston. Aun así, la han sacado de foto de pareja de su propio ataúd, con pendientitos y collar y todo. Como si se fuera de gira póstuma. La foto viene moviendo mucha polémica en Estados Unidos. Es, en cualquier caso, una estampa para el recuerdo o el negocio. No sé si por este orden. Como siempre.