Thomas Markle
Thomas Markle - Hola

«Odiaría morirme sin volver a hablar con mi hija», la entrevista más dura con el padre de Meghan Markle

Thomas Markle vuelve a mostrarse molesto con el comportamiento de la duquesa de Sussex en una larga conversación con The Daily Mail

MadridActualizado:

Cuando Meghan Markle entró en la familia Real Británica no se imaginaba que su padre, Thomas Markle, se convertiría en un protagonista más. Las primeras informaciones tornadas sobre él vinieron poco antes del enlace, cuando comunicó que no acompañaría a su hija al altar.

El motivo de la ausencia del padre de la duquesa de Sussex, sería que este tenía problemas de corazón. Sin embargo, la razón de peso distaba mucho de lo que había alegado, pues el que no acudiera al enlace fue el descubrimiento de su amaño con una paparazzi para la venta de fotos pactadas del evento.

Desde que se ha retirado a México, Thomas Markle no ha hecho más que hablar sobre su hija y la relación con su nueva familia. Poco más de un mes después de la boda, contó a «Good Morning Britain» que Meghan había llorado cuando le dijo que sus problemas de salud le impedirían acompañarla al altar.

La carrera mediática por recoger las declaraciones más polémicas del padre de la joven no había hecho nada más que empezar. «Aterrorizada», «muy estirada» y «con una sonrisa falsa, de pánico», así aseguraba en una entrevista para «The Sun» ver a su hija dos meses después del enlace.

Aunque la última de sus entrevistas ha sido la gota que ha colmado el vaso. Durante nueve horas distribuidas en tres días, Thomas Markle se ha sincerado con «The Mail on Sunday», generando las declaraciones más provocativas de todas. Este tiempo ha dado para mucho, sin embargo nada le ha llevado a cambiar su punto de vista. «me niego a permanecer callado. Lo que me irrita es el aire de superioridad de Meghan. Ella no sería nada sin mí, la convertí en la duquesa que es hoy. Todo lo que es Meghan, lo hice yo», afirmaba el padre de Markle.

En este encuentro también afirmó que su expareja y madre de su hija, Doria Ragland, es la causa por la que se ha alejado de él: «Es una niña de mamá y Doria tiene toda la atención». El padre de la duquesa de Sussex recuerda la época en la que aún pasaba tiempo con su hija y recalca que fue él quien le pagó el viaje a Europa en el que se hizo la famosa foto en frente del Palacio de Buckingham: «¿Y obtuve algún reconocimiento por ello? ¿Me dio las gracias? Ahora ni siquiera me habla».

Hace semanas que no mantiene comunicación con su hija. «Me duele que haya cortado del todo conmigo. Solía tener un número de teléfono y un número para mandar mensajes a través de sus ayudantes personales de palacio, pero después de decir unas cuantas palabras críticas sobre la familia real y cómo han cambiado a Meghan, han cortado toda comunicación conmigo», ha asegurado en esa misma entrevista. «Esos números están desconectados, ya no funcionan. No tengo modo de contactar con mi hija», añadía.

Markle ha contado su intención de felicitar a su hija con una tarjeta el día de su cumpleaños, 4 de agosto. «Si la mando al palacio de Kensington, o donde sea que viva ahora, será una entre miles», admite con frustración.

A sus 74 años, reconoce no estar bien de salud: «Es una suerte que esté vivo. Los hombres de mi familia no suelen vivir más allá de los 80 años, así que me sorprendería tener diez años más de vida. Podría morirme mañana. No sería algo tan malo. Tengo una cierta creencia en las filosofías budistas sobre la muerte. Sería más fácil para Meghan si muriera. Todo el mundo la llenaría de muestras de cariño. Pero espero que nos reconciliemos. Odiaría morirme sin volver a hablar con Meghan».

A pesar de todo, el padre de la mujer del Príncipe Harry afirma que: «Meghan lo es todo para mí. La quiero y siempre lo haré». Sin embargo, hay una cosa que dice tener clara: no va a ser silenciado. «Cuando Meghan tenía 11 años se vino a vivir conmigo hasta los 17 y luego se fue a la universidad. Eran buenos años, tenía dinero, podía permitirme lo mejor, buenos colegios, un buen hogar. Se ha convertido en la mujer que es gracias a todo lo que hice por ella. ¿Y tengo algún reconocimiento por ello? ¿Un gracias? Ni siquiera me habla. ¿Cómo de frío es eso?».