Una luna de miel repleta de desastres naturales

Una pareja, junto a su hija, emprendieron un periplo infernal en el que una tormenta de nieve, incendios forestales, lluvias monzónicas y un terremoto arruinaron su viaje de novios

abc
Actualizado:

Erika y Stefan, acompañados de la pequeña Elinor, comenzaron su luna de miel o mejor dicho su periplo infernal en diciembre visitando Alemania o más bien los aeropuertos alemanes, donde estuvieron días retenidos por la llamada tormenta de nieve del siglo.

Huyeron del frío en dirección a Bali. Pero allí, en vez de sol y playa, les esperaba un temporal de lluvias monzónicas.

En la siguiente etapa de su circuito de desastres naturales: Australia. Estuvieron acompañados por incendios forestales, inundaciones y un ciclón que les obligó a cambiar el hotel por un refugio.

Y aún quedaba lo peor. Aterrizaron en Christchurch, Nueva Zelanda, horas después de que la tierra temblara. Y en Tokio, dos días antes del gran terremoto y la posterior alerta nuclear.

Por si acaso, la isla antillana de Arubadebería ponerse en alerta. Es el destino elegido por esta familia sueca par sus próximas vacaciones.