Ernesto de Hannover, hospitalizado tras la boda de su hijo Christian y Sassa de Osma

Según ha podido saber ABC, el príncipe alemán se sintió indispuesto y fue ingresado en la Clínica Delgado, en el barrio limeño de Miraflores, para someterse a un chequeo

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La boda de Christian de Hannover y Sassa de Osma será inolvidable para los novios y para gran parte de los invitados. Pero quien sin duda no olvida jamás el fin de semana de fiesta y diversión limeña es Ernesto de Hannover.

El príncipe alemán, padre del novio, tuvo que ser hospitalizado el viernes en la Clínica Delgado de Miraflores para someterse a un chequeo tras sentirse indispuesto. Según han confirmado a ABC, no estuvo presente en la cena que se celebró el sábado noche en el Museo de Osma y sigue todavía hospitalizado. Pese a la apretada agenda de los novios, Christian de Hannover acudió el mismo sábado al hospital a ver a su padre, y tras comprobar que todo iba bien, «volvió a la fiesta y estuvo bailando hasta la madrugada con sus invitados».

Algunas fuentes aseguran que el motivo por el que Hannover tuvo que acudir al hospital fue una intoxicación alimenticia. La ruta gastronómica de los invitados arrancó el jueves por la noche en el restaurante Osaka, especializado en comida nikkei; siguió el viernes en el Club Nacional y la casa Berckemeyer para finalizar el sábado a última hora en el Museo de Osma.

Imagen de la puerta de la habitación de Ernesto de Hannover
Imagen de la puerta de la habitación de Ernesto de Hannover - ABC

El cátering estuvo a cargo de la chef Marisa Guiulfo, especializada en fiestas y grandes eventos. Según estas mismas fuentes, no solo Hannover, sino algunos invitados más tuvieron problemas de salud tras probar uno de los platos ofrecidos por el cátering, una especialidad peruana llamada 'tiradito' que consiste en pescado crudo, cortado en forma de sashimi y de aspecto similar al carpaccio. Maria Guiulfo los prepara con ceviche de pato y conchas. Desde la empresa de cátering señala que la indisposición de Ernesto de Hannover no tuvo que ver con su cátering sino con los problemas de páncreas que arrastra desde hace años. El jefe de la casa Güelfa ya ha sido ingresado en varias ocasiones por el mismo motivo, una de ellas fue en Ibiza.