Diez destinos para estrenar la primavera

Diez destinos para estrenar la primavera

Cerezos, ciruelos y naranjos ofrecen un paisaje cálido en estos días todavía fríos

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Este lunes 21 de marzo la primavera ha entrado con toda su fuerza y las flores ya iluminan campos y montañas. Algunos árboles se han adelantado y ya se han olvidado del invierno, coloreando bosques y valles.

Cerezos, ciruelos y naranjos ofrecen un paisaje cálido en estos días todavía fríos. Según Toprural.com, estos son algunos de los parajes naturales más bellos para disfrutar del regreso de la primavera y los pueblos más cercanos donde alojarte.

1. Valle de Caderechas (Burgos)

El microclima del Valle de Caderechas da lugar a una explosión floral en estas fechas. Los cerezos y los manzanos inundan con su color y con su olor esta zona de la comarca de La Bureba, Burgos.

A menos de 3 km podrás visitar el pueblo de Oña, un lugar para alojarte y disfrutar de la histórica representación teatral de «El Cronicón de Oña» que se celebra en la Iglesia Abacial de San Salvador.

2. Alto Valle de Iregua (La Rioja)

Extensos bosques naturales de pino silvestre, de haya y de roble rebollo te dan la bienvenida al Valle de Iregua. Montañas, embalses y ríos te ofrecen la oportunidad de practicar piragüismo, escalada o espeleología.

Visita las Cuevas de Ortigosa y adéntrate en su interior a través de la Gruta de la Paz o la de la Viña. Descansa en el pueblo El Rasillo y contempla la primavera en todo su explendor.

3. Monte de El Castañar (Ávila)

Un aire mágico se respira en El Castañar, un paraje pintoresco donde la naturaleza alcanza todo su esplendor. El ejemplar más antiguo es un castaño con el nombre de «El Abuelo» y que tiene más de 16 metros de diámetro.

A muy poca distancia está ElTiemblo, un pueblo donde podrás alojarte y ubicado a poca distancia del Monasterio de los Jerónimos, los Toros de Guisando y de la Garganta de la Yedra.

4. Valle del Jerte (Cáceres)

El Valle del Jerte es uno de los más conocidos de toda España. Un gran número de cerezos florecen en esta región cacereña llenando de color las calles de los pueblos que lo rodean. Pasarón de la Vera es uno de ellos. Declarado Bien de Interés Cultural, sus edificios tienen un alto valor histórico y arquitectónico. Descubre toda la cultura de Cáceres visitando el Valle del Jerte.

5. Valle de Vinalopó (Alicante)

Ver florecer el Valle de Vinalopó es uno de los espectáculos más bellos que ofrece esta región de Alicante, una zona cargada de historia y de riqueza monumental.

Los campos de cerezos dan paso a un conjunto de castillos que jalonana, lo que fue hasta el siglo XV, la frontera con el Reino de Aragón: Villena, Sax o Biar. Encuentra tu alojamiento en este último pueblo y adéntrate en el corazón de la Comunidad Valenciana.

6. Valle de la Sierra de Tramuntana (Mallorca)

El Valle de la Sierra de Tramuntana se caracteriza por el color que le dan los naranjos y limoneros. Estos árboles cítricos se funden con el paisaje mediterráneo y con algunas de las montañas más altas de esta región mallorquina como son el Puig Major o el Puig des Teix.

Desde el pueblo de Sóller podrás disfrutar de las maravillosas vistas que ofrece sobre este valle y conocer su histórico casco antiguo, uno de los más famosos de toda Mallorca.

7. Sierra de Baza (Granada)

La sierra de Baza guarda en su interior el valle del río Gallego. Resguardados de las inclemencias del tiempo, muchos ciruelos empiezan a florecer antes de que comience la primavera.

El municipio de Baza es un lugar magnífico donde alojarte. Aprovecha para visitar las galerías o las rutas subterráneas que esconden el pantano de Negratín y la Sierra Castril.

8. Parque Nacional Garajonay (La Gomera)

Una húmeda niebla cubre el Parque Nacional de Garajonay, un espacio formado por bosques de laurisilva que se extienden a lo largo de 3.900 hectáreas.

Especies vegetales exóticas, pinos canarios y cedros se mezclan con formaciones de roques y fortalezas de gran altura. Todos los pueblos de La Gomera te ofrecen unas vistas espectaculares. Podrás alojarte en típicas casas canarias y disfrutar de las vistas que te ofrece esta pequeña isla.

9. Garganta de la Olla ( Cáceres)

El municipio de Garganta la Olla está situado en la Sierra de Gredos, un paraje que adquiere más encanto en los meses de primavera.

Muy cerca de ahí se encuentra el pueblo de Cuacos de Yuste, un lugar rodeado de praderas floreadas y de robles y que goza de un clima envidiable: inviernos suaves y veranos templados. Encuentra tu alojamiento en este municipio cacereño y visita las 50 gargantas naturales mientras te relajas con las mágníficas vistas que te ofrece.

10. Sierra de Grazalema (Cádiz)

Las frecuentes lluvias de esta zona gaditana hacen de la Sierra de Grazalema un paraje verde y floreado. Cuevas, desfiladeros y colinas se mezclan entre las sierras del Endrinal, del Calaíllo o de Ubrique.

Uno de los pueblos más conocidos de esta región es Grazalema. Podrás pasear por sus calles empedradas, entre sus casas encaladas y disfrutar de las preciosas vistas desde su mirador. Sin duda, una de las zonas de Andalucía que hay que conocer, sobre todo en primavera.