Imagen del piso superior del Triskel
Imagen del piso superior del Triskel - g. llona

Cerveza de importación y «Premier League» en el corazón de la Movida madrileña

El Triskel, en el barrio de Malasaña, consigue reunir los días de fútbol inglés a las colonias británica e irlandesa de la capital

Actualizado:

Dicen que los ingleses viven su fútbol de una manera muy especial, única. Sea cierto o no, hay un lugar en Madrid en el que, mejor que en ningún otro sitio, se puede confirmar o desmentir esta creencia. La catedral de la «Premier League» en la capital de España es una cervecería: el Triskel. Los días de fútbol esta taberna del barrio de Malasaña consigue reunir a la «crème de la crème» de las colonias británica e irlandesa de la ciudad. En pleno corazón de la Movida de los años 70 y 80, esos amantes del deporte rey «made in England» beben bajo un mismo techo rubias, tostadas y negras haciendo honor a la alcohólica herencia cultural recibida.

De los grifos manan cervezas clásicas y otras más extrañas

El Triskel, situado en el número tres de la calle San Vicente Ferrer, muy cerca de la parada de metro Tribunal, tiene dos pisos. En el de arriba, decorado al más puro estilo celta, es donde más y mejor se vive el espíritu futbolero que caracteriza al lugar. En el de abajo, de ambiente más tranquilo y reservado, pero de espacio más reducido, se suelen celebrar conciertos y, en ocasiones, fiestas privadas. En el «pub» sirven en las horas nocturnas tres camareros, dos irlandeses y uno español: Jesús, conquense de nacimiento, madrileño desde los dos años y de look parecido al de León Trotski.

La oferta de cervezas de importación del Triskel es muy amplia, pero entre todas destacan las pocas privilegiadas que brotan de sus grifos. Por un lado, las ya clásicas Franziskaner -aromática cerveza de trigo alemana, una de las preferidas del arriba firmante-, Guinness -la negra irlandesa más famosa- y la estrasburguesa Kronenbourg. Pero de los tubos de este templo también manan jugos algo más extraños, que se ven menos en los bares de nuestro país, como Tetley's -tostada de Leeds- o Carling -la rubia que hasta el año pasado patrocinó la Football League Cup, competición similar a nuestra Copa del Rey-. El «pub» también sirve de grifo sidra inglesa Blackthorn, una desconocida que últimamente se está dejando ver en algunos bares de España.

La parroquia del Triskel es mitad nacional, mitad guiri, pero los fines de semana de «Premier League» los hijos de las Islas Británicas y sus aliados yanquis y australianos toman el «pub». Lo mejor que puede hacer el cliente nacional es rendirse, porque es en estos momentos cuando el lugar muestra su rostro más interesante. Entre los rubiales y pelirrojos empapados en alcohol algunos son estudiantes Erasmus, juerguistas siempre dispuestos a liarla, pero el rostro más arrugado de otros los delata: son residentes, nuevos madrileños que viven y trabajan en la ciudad, y que cuando animan a su equipo favorito lanzan ininteligibles gritos hacia los varios televisores que emiten los partidos de la liga inglesa a través del canal Sky Sports.

Existen muchos «pubs» irlandeses en la capital de España, pero este ofrece la combinación perfecta de cervezas exóticas y auténtico ambiente «Premier» en el corazón del barrio más joven y alternativo de la ciudad.