«Titanic», de James Cameron

Un naufragio de cine

Oti Rodríguez Marchante

Más allá del suceso trágico, el tiempo parece empeñado en perfumar la historia del Titanic con unos aires acentuadamente románticos y noveleros, probablemente alimentados por las muchas versiones cinematográficas que se han hecho casi siempre adornadas con grandes pasiones, romances incontrolados e historias de amor eterno, hasta el punto de que, ante tantísima voluntad de formar parejas, el Titanic cinematográfico podría competir en ese sentido con el propio Arca de Noé.

El cine casi se adelantó a los hechos ya en 1912, con «Salvada del Titanic»

Curiosamente, el cine casi se adelantó a los hechos y ya en 1912, el mismo año del hundimiento del Titanic, se rodó a pie de tragedia «Salvada del Titanic», protagonizada por Dorothy Gibson, una superviviente que llegó al puerto de Nueva York… Al parecer, esta película fue pasto de las llamas un par de años después.

camarera titanic def Un naufragio de cine«La camarera del Titanic»

Entre las versiones cinematográficas más célebres están la que dirigió Frank Lloyd en 1933, «Cabalgata»; la que hizo en 1953 Jean Negulesco, «Titanic», con Clifton Web y Barbara Stanwyck, o la que en 1958 dirigió Roy Ward Baker con el título de «La última noche del Titanic» («A night to remember» era su título original, como el libro del historiador Walter Lord en que se basó)… También se han hecho varias series televisivas y hasta alguna versión en dibujos animados, pero ahora nos detendremos en el solomillo del asunto, el extraño cruce de dos de ellas: la de James Cameron, «Titanic», y la que podría ser su contraportada, «La camarera del Titanic», también del mismo año (1997) y firmada por el peculiar director español Bigas Luna.

De Kate Winslet a Aitana Sánchez Gijón

El «Titanic» de Cameron es majestuoso y cinematográfico a más no poder, y usa toda su majestuosidad y cinematografía para contar una historia de amor tan improbable y tan súbita como el propio iceberg, metáfora por otra parte muy elegante y poderosa de lo que es visible, la apariencia, y la enorme complejidad que se puede ocultar por dentro, tal y como le ocurre a los personajes que interpretan Kate Winslet y Leonardo DiCaprio.

Una historia de amor tan improbable y súbita como el propio iceberg

Algo (en el fondo) muy parecido a lo que se cuenta en la historia, más sutil, menos impresionante, pero igual de lírica y soñada, de Bigas Luna, donde la grandeza se guarda en el interior de esa fábula en la que un personaje (el que interpreta Olivier Martínez) rememora entre fantasía y erotismo su romance de una noche con una camarera del Titanic, ensoñación que encarna con esplendorosa voluptuosidad y atractivo Aitana Sánchez Gijón, y que viene a provocar algo así como el reverso de un hundimiento.

ABC

Copyright © DIARIO ABC, S.L.