Manuel Fraga (1922-2012)

Manuel Fraga (1922-2012)

En la historia de España

Alcanzar la Presidencia del Gobierno fue su mayor ilusión

Alfonso OsorioAlfonso Osorio

Su dedicación al servicio público, su indudable inteligencia, su nivel cultural, su capacidad de trabajo y su indiscutible honradez han sido incuestionables. Quiero aclarar que esta no es una opinión personal. En la década de los años ochenta, pasado el 23 de febrero de 1981 y la victoria electoral del Partido Socialista en 1982, Coalición Democrática contrató la encuesta sociológica más importante de las que se han realizado en España. Veinticinco mil españoles fueron preguntados por sus ideas políticas y religiosas, por sus vivencias sobre nuestra patria, por sus ilusiones, por sus preocupaciones y por sus políticos.

Fraga lleva más de treinta años representando a una mitad de los españoles

Los resultados, en este último caso, fueron espectacularmente favorables a Fraga. Para nuestros compatriotas este era el más inteligente, el más culto, el más trabajador, el más capaz y el más honrado. Entonces, ¿por qué no le votaban mayoritariamente? La respuesta era contundente: todos le admiraban; a muchos, les producía una honda preocupación su carácter. Tal vez por eso no alcanzó, democráticamente, la Presidencia del Gobierno, la mayor ambición, quizás mejor, la máxima ilusión de su vida. Pero en la vida de los grandes hombres siempre hay justas compensaciones. Gracias a ese carácter y a la admirable tenacidad que le acompañaba, ha conseguido lo que nadie hasta él había logrado: construir el primer partido político de masas del centro derecha español y llevar a la democracia a la derecha ultramoderna, pese a los recalcitrantes y los conversos, que de todo hay en la viña del Señor.

Lo que el PP le debe

En nuestra reciente historia, la CEDA, el primer intento, murió en las procelosas aguas del año 1936. Después de 1975, la UCD, el segundo intento, se agregó como una vela por la falta de convicciones claves de algunos de sus dirigentes y por la traición de quienes nunca debieron militar en sus filas, y se fueron con Ministerios y escaños a los prados de amapolas del Partido Socialista. Sólo Fraga con su tenacidad y su carácter consiguió ese objetivo. El Partido Popular lleva más de treinta años representando a una mitad de los españoles que quieren convivir en paz. Sólo por eso Fraga merece figurar, con letras de oro, en la historia de España. Que no es poco ni mucho, es muchísimo. Esto es lo que opina, firma y rubrica un votante, que no militante del Partido Popular.

  • Entrevista para ABC en 2002 (Jaime García)

    Entrevista para ABC en 2002 (Jaime García)

ABC

Copyright © DIARIO ABC, S.L.