ABC.es

Especiales

Los padres de La Pepa

por GUILLERMO D. OLMO

La Constitución de 1812, «La Pepa», no surgió de la nada. Fue obra de dos centenares de hombres que, recluidos en un Cádiz asediado por las tropas imperiales de Napoleón, alumbraron la que sería la primera carta magna de la historia de España. Un documento en el que quedaron consagrados algunos de los principios que hoy rigen la vida en común de los españoles. En ella, por primera vez, quedaba acuñado como sujeto jurídico y político la nación española y se reconocían algunos de los que hoy son derechos fundamentales.
En 2012 se celebran los 200 años de tan importante legado. Las excepcionales circunstancias en que desempeñaron su trabajo explican que todavía algunos aspectos de su peripecia permanezcan ocultos por las brumas de la historia. Se sabe que su primera reunión se celebró el 24 de septiembre de 1810 en la isla de León, el actual municipio de San Fernando, el último reducto al que habían arrastrado a la resistencia española las armas francesas. Como escribió Alcalá Galiano, «España toda parecía sitiada en los estrechos muros de Cádiz».
Pero por encima de las incógnitas que todavía intentan despejar los historiadores descuellan los nombres de un puñado de diputados presentes en Cádiz que destacaron por su actividad en las sesiones y lo elevado y filantrópico de los valores que animaron sus intervenciones. Son los padres de «La Pepa».

ABC

Copyright © DIARIO ABC, S.L