ABC.es

Especiales

¿Qué supuso?

Derechos y libertados conquistados

La Constitución de 1812 supuso un gran avance en la historia jurídica de nuestro país en lo relativo a derechos y libertades y como inspiración de las Cartas Magnas de Portugal, Sicilia, Cerdeña, Rusia y sobre todo, en las antiguas colonias americanasde España. Las sesiones de las Cortes, que comenzaron en la Isla de León (actual San Fernando) el 24 de septiembre de 1810, culminaron el 19 de marzo de 1812 con el nacimiento de «La Pepa», bautizada así por serl el día marcado en el calendario como la celebración de San José.

País de abanico. Proclamación de la Constitución (Foto: Fundación Federico Joly Höhr)

Teresa Sánchez Vicente

«La Pepa» vio la luz compuesta por un total de 304 artículos repartidos en 10 títulos que sentaron las bases de la nueva monarquía constitucional. El régimen que instauraba el texto constitucional alumbrado en Cádiz se asentaba sobre tres pilares básicos absolutamente novedosos en la historia política española: imperio de la ley y sumisión de los ciudadanos al principio de legalidad; garantía jurídica de los derechos y libertades; y, división de poderes.

Respecto a este último punto, los artículos 14, 15 y 16 de la la Constitución gaditana son tajantes al establecer la separación del poder legislativo, ejecutivo y judicial: «La potestad de hacer las leyes reside en las Cortes con el Rey»; «La potestad de hacer ejecutar las leyes reside en el Rey» y «La potestad de aplicar las leyes en las causas civiles y criminales reside en los tribunales establecidos por la ley». Tres preceptos que simbolizan la ruptura total con la monarquía absolutista anterior.

La Constitución gaditana estableció la separación de poderes por primera vez en España

El articulado sobre el Poder Judicial es uno de los más extensos de los textos europeos, que según destaca el profesor Óscar Alzaga fue un «hito de la historia del constitucionalismo europeo en que una Constitución dedica tanta atención y espacio al Poder Judicial». De hecho, «La Pepa» dedicó un total de 66 artículos (del 242 al 308) a detallar el funcionamiento y organización de la justicia española de la época.

El texto gaditano fue también pionero y rupturista por la proclamación de derechos y libertades hasta el momento inexistentes en el panorama jurídico español. «La Pepa» introduce por primera vez en nuestra historia el sufragio universal, aunque masculino indirecto y para mayores de 25 años (el voto femenino no llegará hasta la Constitución de 1931).

España, patrimonio (solo) de los españoles

Influenciados por el constitucionalimos británico, los diputados doceañistas desde su primera reunión en la Isla de León, se apresuraron a decretar la libertad de imprenta, a abolir la tortura y liberalizar la economía. La noción de libertad quedó patente en el artículo 2 del texto promulgado: «La nación española es libre e independiente y no puede ser patrimonio de ninguna familia ni personal».

Otros derechos, inimaginables para la época en la absolutista España, quedaron plasmados en «La Pepa»: libertad y seguridad personales, inviolabilidad del domicilio, libertad de expresión del pensamiento, abolición de las penas de tormento y apremio y confiscación de bienes, entre otros grandes avances.

La Pepa instauró la religión católica como única confesión posible

La Constitución gaditana no instauró la aconfesionalidad del estado y sí la unidad religiosa con la católica como bandera del Estado. Los diputados de las Cortes, derogadas en 1814 con el regreso de Fernando VII, sí abolieron la Constitución en 1813 por considerarla «incompatible» con los valores constitucionales.

«La Pepa», desde que se instauró el reinado de Fernando en 1814, no volvió a estar vigente hasta 1820, con el levantamiento de Riego y el denominado Trienio Liberal. No obstante, y pese a los cortos periodos de validez, la Carta Magna gaditana tuvo una gran influencia en constituciones españolas posteriores y en como se indicó, al principio, en los textos jurídicos de parte de Europa y Sudamérica.

 

 

*Bibliografía: «Teoría y Realidad Constitucional» de Óscar Alzaga

«Constitucionalismo Histórico Español», Antonio Torres del Moral

ABC

Copyright © DIARIO ABC, S.L