Afganistán, la guerra sin fin