ABC

Especiales

Campeones del mundo - Año 1

Sergio Ramos

Sergio Ramos

Demarcación: Defensa
Club: Real Madrid C.F.

Fue el mejor defensa derecho del Mundial. Después de sus veleidades en la Eurocopa 2008, cuando Luis Aragonés le puso firmes por su falta de disciplina interna, Sergio Ramos se convirtió en un baluarte del triunfo en la Copa del Mundo 2010. Del Bosque solo le concedió catorce minutos de asueto, frente a Honduras (2-0), el partido más tranquilo de España en el torneo. Los otros seis encuentros los disputó al completo. En la única derrota, ante Suiza (0-1), sus constantes incursiones ofensivas no encontraron la suerte de un rematador certero. Muy serio en el duelo ante Chile (2-1), contra Portugal (1-0) ofreció su mejor versión defensiva. Volvió a ser un extremo frente a Paraguay (1-). Desplegó toda su potencia en su do de pecho con los alemanes (1-0). Y Holanda (1-0) sufrió para frenarle por su banda en una final donde fue un delantero más, dado el cerrojo del rival. Su fuerza, unida a su experiencia, presentaron al mejor Ramos de su carrera profesional. Estaba en su mejor forma en el momento justo. En vez de preocuparse de los atacantes que le atosigaban por la zona derecha, el sevillano consiguió ser la preocupación de los centrocampistas y los laterales izquierdos de los contrarios. Es lo mejor que puede escuchar un lateral. Su capacidad rematadora por alto, subiendo a rematar las acciones a balón parado, creó el desbarajuste en Honduras, en Paraguay e incluso en Alemania, que antes de recibir el golazo de cabeza de Puyol ya pudo sufrirlo en los remates del madridista. Despistó a las defensas. Un diez.

Mourinho prefiere jugar con Ramos como central, pero la presencia de Pepe y de Carvalho supuso que el entrenador colocara habitualmente al andaluz como lateral derecho para aprovechar su vertiente atacante. Sergio ha sido el comodín titular de la retaguardia madridista. Su rendimiento ha sido óptimo. Tanto, que ha renovado con el club hasta junio de 2017 con una ficha que asciende de los tres a los 4,5 millones por temporada. En la campaña recién finalizada disputó 31 partidos de Liga, ocho de Copa de Europa y siete de Copa. Firmó tres dianas ligueras y una en la Copa. Uno de sus goles lo marcó el 20 de noviembre, de penalti, frente al Athletic. El sevillano pidió a Xabi Alonso permiso para lanzarlo. Mourinho se enfadó por esa falta de seriedad. No le consultó. Fue el único conato de enfrentamiento que han vivido el técnico y el jugador. El zaguero aprendió que el luso lo controla todo y no admite decisiones individuales. En el campo siempre ha querido demostrar a su inmediato superior que puede atacar y defender continuamente, pero a veces creó problemas a la línea de atrás por su ascenso constante por la derecha. El luso le indicó en diversos encuentros que prefería que tapara su zona y no subiera tanto. Cuando cubrió su parcela sin adquirir riesgos vimos al Ramos más cuajado. Ha asimilado que a veces es mejor no crear tanto fútbol y ser inexpugnable. Es lo que desea su preparador. A sus 25 años, se encuentra en pleno proceso de madurez al más alto nivel. Deberá admitir a jugar de una manera menos brillante y más eficaz, en beneficio del conjunto. Le encanta atacar y no lo puede hacer siempre. El portugués siempre le permitirá subir al remate de cabeza en las acciones de estrategia. En esa faceta es portentoso.

Gana una camiseta firmada por Fernando Torres

Demuestra tus conocimientos sobre el delantero del Chelsea en el nuevo Test ABC y podrás ganar una camiseta de la selección firmada por Fernando Torres

Participa ahora

Consulta las bases

ABC

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U, Madrid