William Rodríguez, conserje de la Torre 2

William Rodríguez, conserje de la Torre 2

«El 11-S me enseñó que el altruismo es más gratificante que cualquier salario del mundo»

Mario A. Avellaneda Albán

William Rodríguez es un superviviente portorriqueño, más conocido por haber sido el último hombre en salir de una de la segunda torre antes de que ésta se derrumbara. Fue nombrado héroe nacional ya que era el único empleado del World Trade Center que tenía la llave maestra de las puertas – era el conserje – y en lugar de salir corriendo, regresó piso por piso abriendo puertas para permitir que los bomberos accedieran a los edificios.

«Diez años después del evento yo vivo el 11-S todos los días en carne propia. Como víctima, como sobreviviente y como representante de las víctimas.

Esta es una nación herida que todavía no se ha recuperado. Diez años después, hay una fatiga emocional de los ciudadanos americanos. Todo lo que pasa está relacionado con el 11-S. Hay una saturación total de lo que es el evento.

He aprendido tres cosas bien importantes. En la vida, lo que importa es tu familia. Ese día, yo hablé con mi madre desde las torres. Imagina el dolor de una madre que está hablando con su hijo y está viendo que está ahí en esos edificios. Llamé a mi mama del piso 27. Mi madre está viendo la televisión cuando el primer edificio se cae. “Espero que esté en el otro edificio”, pensó. Y se cae el otro edificio. Yo lo único que pensaba era que estaba sola y que se va a morir de un ataque al corazón.

Lo segundo, las amistades. Yo perdí 200 amigos que no voy a volver a ver. A veces pasas más horas con la gente de tu trabajo que con tu propia familia, imagínate yo 20 años en las torres.

Tres, la responsabilidad social. «Después del 11-S, la responsabilidad social me enseñó que el altruismo es más gratificante que cualquier salario del mundo».

ABC

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U, Madrid