Driss Jettou y Zapatero, en 2005 - AFP

Zapatero otorga la más alta condecoración al invasor de Perejil

Driss Jettou era ministro del Interior y máximo responsable de las fuerzas que tomaron el islote

RAMÓN PÉREZ-MAURA
MADRID Actualizado:

El Consejo de Ministros del pasado viernes otorgó la Gran Cruz de la Orden de Carlos III al ex primer ministro marroquí, Driss Jettou, según aparece publicado en el Boletín Oficial del Estado del pasado sábado. El 11 de julio de 2002, día de la ocupación del islote Perejil, Driss Jettou era ministro del Interior del Reino de Marruecos. Perejil fue ocupado por Fuerzas Auxiliares dependientes orgánicamente del ministro del Interior.

Es sabido que la decisión de ocupar el islote fue tomada directamente por el Rey de Marruecos, pero no es menos cierto que la operación de ocupación del islote de soberanía española correspondió a las fuerzas que estaban bajo el mando de Driss Jettou. Estas fuerzas fueron desalojadas por el Ejército español en la madrugada del 17 de julio en la llamada Operación Romeo-Sierra, códigos radifónicos de las letras R y S, iniciales de «Recuperar Soberanía».

Jettou fue responsable ese mismo verano de la organización de las elecciones generales que tuvieron lugar el 27 de septiembre de 2002. Las autoridades marroquíes plantearon aquellas eleciones como las más «limpias y transparentes» en la historia del país. La realidad fue que los islamistas moderados del Partido Justicia y Desarrollo obtuvieron una victoria inesperada. No obstante, y contra todo pronóstico, el 9 de octubre el Rey nombró primer ministro al hasta entonces ministro del Interior, Dris Jettou, que no había concurrido a las elecciones. El cargo de Jettou en el momento de la invasión del islote Perejil por las Fuerzas Auxiliares marroquíes y las responsabilidades atribuidas a Jettou por el Rey tres meses después evidencian el entendimiento del político marroquí con las decisiones atribuibles a la voluntad del Monarca.

«Virtuti et merito»

La Orden de Carlos III fue establecida por este Soberano, mediante Real Cédula de 19 de septiembre de 1771 con el lema «Virtuti et merito», con la finalidad de condecorar a aquellas personas que se hubiesen destacado especialmente por sus buenas acciones en beneficio de España y la Corona. El Real Decreto 1302/2010 por el que se otorga la Gran Cruz de la Orden al ex primer ministro marroquí no hace ninguna referencia a qué méritos tiene el beneficiario o qué buenas acciones en beneficio de España o la Corona española pueda haber realizado.

Sí se da la circunstancia de que Jettou ya fue condecorado con la Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica en 2005 cuando era primer ministro marroquí. Esa Gran Cruz formaba parte del habitual intercambio de condecoraciones que se da con motivo de las visitas de Estado. En ese caso, con motivo de la visita de Don Juan Carlos a Marruecos. Ahora se le ha dado la más alta condecoración que puede otorgarle el Gobierno español. Por encima de esta sólo queda el Collar de la Orden de Carlos III, reservado para jefes de Estado. Y aunque el Toisón de Oro español ha tomado forma de condecoración, su concesión sigue reservada al Rey. El Gobierno de Zapatero ha demostrado una especial parquedad a la hora de otorgar condecoraciones. Pero no ha sido el caso con Driss Jettou.