Pancarta contra Aznar, Rajoy e Imbroda colocada en la frontera con Melilla. - LUIS DE VEGA

Zapatero intentará reconducir con Mohamed VI la relación con Marruecos

El monarca alauí y el jefe del Ejecutivo se reunirán el lunes en Nueva York La entrevista intenta cerrar la última etapa de episodios conflictivos entre los dos países

Actualizado:

MADRID

José Luis Rodríguez Zapatero aprovechará su estancia en Nueva York la próxima semana para reunirse con el Rey Mohamed VI de Marruecos. El encuentro tendrá lugar «probablemente» el lunes, según confirmó ayer desde Bruselas el propio presidente del Gobierno, y será la primera vez que ambos tengan ocasión de conversar tras los incidentes registrados el pasado mes de agosto en la frontera de Melilla.

Mohamed VI no suele acudir a la Asamblea General de Naciones Unidas, pero esta vez lo hará para defender la propuesta marroquí de autonomía para el Sahara Occidental que,por cierto, el Gobierno español ve con simpatía. Zapatero, por su parte, llegará el domingo a Nueva York para estar presente en la Cumbre que analiza los Objetivos del Milenio para erradicar la pobreza en el mundo en el año 2015.

Episodios conflictivos

Aprovechando esa circunstancia, y si no surgen contratiempos, el lunes se producirá la entrevista, con la que el jefe del Ejecutivo espera poder reconducir de nuevo las relaciones con Rabat, que han tenido varios episodios conflictivos en los últimos meses. Zapatero añadió ayer ante los periodistas, al término de la reunión del Consejo Europeo, que «si se produce» el encuentro, hablarán de «las relaciones entre España y Marruecos» y reiteró que desea que el resultado sea positivo, porque es un asunto «que forma parte de la prioridad de la política exterior española».

La crisis de la frontera de Melilla obligó, incuso, a la intervención de Don Juan Carlos, quien telefoneó a Mohamed VI para tratar de aclarar los posibles «malentendidos», que se hubieran podido registrar en las relaciones entre los dos países, una forma sutil de referirse, según algunos analistas, al incidente de unos helicópteros militares que sobrevolaron el yate en el que descansaba el monarca alaui, cerca de Alhucemas. El sobrevuelo molestó sensiblemente a Mohamed VI, y algunos consideran que pudo estar en el origen de los incidentes con los policías de Melilla y el posterior bloqueo al paso de pescado y otros productos marroquíes hacia la ciudad autónoma.

Don Juan Carlos y Mohamed VI quedaron en mantener un encuentro más adelante, según anunciaron fuentes marroquíes al dar a conocer la conversación telefónica, pero esa reunión no se ha concretado. La entrevista entre Zapatero y el Rey de Marruecos se producirá, por tanto, antes de que se haya materializado la reunión entre ambos monarcas.

Quienes sí tenían previsto entrevistarse también en Nueva York eran los ministros de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, y Taieb Fassi Fihri, después de que el secretario de Estado de Exteriores, Juan Pablo de Laiglesia, viajara hace una semana a Rabat, y de que lo hiciera también el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, el 23 de agosto, durante la crisis fronteriza.

Con posterioridad a la visita de Rubalcaba, con la que se quiso dar por cerrada esa crisis, se produjo la agresión por parte de policías marroquíes a activistas españoles prosaharauis, ante lo que el Gobierno español terminó culpando en la práctica a estos por saltarse las leyes marroquíes.

Tampoco con la carta del primer ministro de Marruecos, Abass el Fassi, a Mariano Rajoy protestando por su visita a Melilla, el Ejecutivo ha querido mostrarse duro con Marruecos, para no estropear unas relaciones que califican de excelentes, a pesar los continuos roces.

Ausencia de embajadores

Otra anormalidad en esas relaciones es la ausencia de un embajador de Marruecos en Madrid desde el pasado mes de enero. España tardó más de dos meses en dar el plácet a la persona propuesta por las autoridades marroquíes, Ahmed Ould Souilem, un antiguo responsable del Frente Polisario pasado a las filas de Marruecos. Mohamed VI respondió aplazando, a su vez, el nombramiento, que todavía no se ha producido.

Además, aún no ha concedido el plácet a Alberto Navarro, a quien el Gobierno español ha propuesto para sustituir a Luis Planas al frente de la Embajada en Rabat.

Fuentes diplomáticas consideran que, previsiblemente, ambos asuntos queden desbloqueados tras la entrevista entre Mohamed VI y Zapatero, que se vieron por última vez en Oujda, en 2008, al comienzo de la presente legislatura.