El «typex» de la «memoria histórica» hace furor en el CSIC

Borrados de los edificios, con parches o piqueta, las referencias a Francisco Franco

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El frontal de la fachada del Instituto de Física Aplicada «Torres Quevedo», utilizado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y situado en la madrileña calle Serrano 144, también ha sido modificado, al igual que el frontispicio del edificio central del CSIC, situado a escasos metros de separación del primero. El aparatoso andamiaje levantado en sendas fachadas se destinó única y exclusivamente a eliminar y tapar, respectivamente, las alusiones a Francisco Franco, tal y como avanzaba ayer ABC.

Hoy los edificios amanecían en los dos casos sin revelar tareas de restauración general alguna, pero con sustanciales modificaciones. En el caso del «Torres Quevedo» los operarios se limitaron a eliminar la palabra Franco de un frontal donde no se registraba ninguna clase de «exaltación» de la Guerra Civil, de la sublevación o de la dictadura; condiciones «sine qua non», según el artículo 15.1 de la llamada ley de «memoria histórica», para suprimir «escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas».

La fachada posee en la actualidad un aspecto que pone de relieve el borrado del nombre de quien que mandó construir el edificio, dejando un curioso hueco entre el año de inauguración (1943) y «Erig cur».

En el caso de la sede central del CSIC, una construcción del arquitecto, urbanista y pintor español Miguel Fisac, los cambios en la estética del edificio también son patentes. Antes se observaba un frontispicio liso donde se escribían —esta vez sí podrían identificarse como tal— menciones al anterior jefe del Estado. Ahora, en su lugar, han colocado unas imponentes planchas de obra alrededor del escudo del Árbol de la ciencia, que es el emblema del CSIC.

Estas losetas, que sobresalen visiblemente del frontal del edificio son incluso de un color diferente al del resto del edificio. Más que «memoria histórica», se entrevé el «typex a la memoria».